FIRMAS Francisco Pomares

OPINIÓN | A babor | Venezuela | Francisco Pomares

Mientras Europa se concede unos días de prórroga, a ver si se produce el milagro y Maduro decide hacerse el «seppuku», en Venezuela los tiempos avanzan a velocidad de vértigo: la Asamblea Nacional impulsa una base legal para la transición de poderes en la República: el autoinvestido presidente Guaidó acudió ayer al Parlamento que preside desde hace poco más de tres semanas para lograr que una Cámara a la que Maduro y su Tribunal de Justicia despojaron de atribuciones legitime los pasos a dar a partir de ahora.

Se trata de un asunto complejo, que requiere del cumplimiento de los procedimientos legislativos: hay que aprobar una ley que tutele la legalidad del regreso a la democracia y restablezca la vigencia de la Constitución bolivariana encarnada por la oposición y desechada por la dictadura. Son formalidades importantes. Cono lo es aprobar el rechazo a las represalias de Maduro que han provocado ya 40 muertos y casi 900 detenidos, muchos de ellos jóvenes. El Parlamento ha aprobado también medidas para hacer frente al rescate económico del país, que se enfrenta a una hiperinflación del 10.000.000%, desconocida en la historia de Venezuela.

Son decisiones absolutamente trascendentes, que se producen mientras se gana tiempo para lograr dos objetivos: el primero, la creciente implicación internacional, que persigue aislar absolutamente al régimen de Nicolás Maduro, hoy respaldado exclusivamente por sus aliados económicos e ideológicos tradicionales -Rusia y China- y por los clientes sudamericanos más próximos al modelo tiránico de la dictadura de Maduro (Cuba, Nicaragua y Bolivia), países gobernados por regímenes dependientes de la generosidad de Maduro con el crudo venezolano.

El segundo objetivo es crear fracturas en el monolítico entramado del Ejército bolivariano, uno de los estamentos más corrompidos del país, y al tiempo más mimados por Maduro, y que reaccionó casi como un solo hombre, junto con la otra institución controlada por el régimen -el Tribunal Supremo- en defensa de la continuidad de la dictadura.

Sin embargo, a pesar de las declaraciones rimbombantes de jueces y militares, no se ha producido el cumplimiento de las instrucciones que perseguían aislar a Guaidó o detenerlo, y lo que sí se perciben son tímidos movimientos en algunos destacamentos militares o en personalidades chavistas, como la diputada Perfecto, que ayer abandonó el chavismo para incorporarse a las filas de la Asamblea Nacional…

Todo apunta a una situación de empate técnico, en el que el definitivo desencadenante del bloqueo vendrá determinado por la actuación de los militares. Puede que sea un proceso lento, pero algunas ofertas realizadas por el presidente en funciones, Guaidó, anunciando una amnistía general para los que cambien de bando, o las gestiones de la diplomacia USA con altos cargos de la cúpula militar podrían acelerar las cosas.

Maduro ya acepta unas elecciones a la Asamblea, manteniendo el poder presidencial. Pero eso es precisamente lo que se quiere evitar. Maduro debería irse pronto si no quiere ser responsable de un auténtico baño de sangre en Venezuela: el suyo y el de quienes lo defiendan.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario