FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Día histórico. Nuevo ciclo político | Salvador García Llanos

Andalucía inició ayer un nuevo ciclo político. Al cabo de treinta y seis años, un presidente y un gobierno no socialista ocupan la Junta de Andalucía. Le corresponde a Juan Manuel Moreno Bonilla, del Partido Popular (PP), presidirla. Lo hará merced a un singular pacto político con Ciudadanos y con Vox. Curioso: el peor resultado de la historia para el PP y accede a la presidencia. La política es así de contradictoria. Pero las derechas, tal como dijimos en la misma noche electoral, no iban a dejar pasar la oportunidad de tocar poder, por muchas discrepancias que surgieran entre ellas en la fase de negociación. Como ideológicamente hay muy pocas, casi ninguna, pues más fácil todavía.
Aunque el adjetivo está manido y se emplea para cualquier hecho, es verdad que se trató de un día histórico para la comunidad andaluza. Tanto tiempo para desbancar a los socialistas culminó con una alianza que emprende un rumbo incierto pero lo hace con solidez parlamentaria. E ideológica. Otra cosa son las coyunturas y las tensiones que generen. Pero ya se verá. Igual los intereses pueden más que la bisoñez y los afanes de mando. Que de eso saben mucho en las derechas.
Lo cierto es que el ciclo arranca con todas las expectativas que se quiera. Quienes hemos vivido en primera persona alguna situación similar, sabemos que hay una etapa de desahogo y de expresión de deseos. No extrañen frases hechas como el levantamiento de alfombras. Y no faltarán los exaltados. Y seguirán las manipulaciones y los sesgos informativos. Ya veremos si, por mucho afán de revanchismo político, se comprueba que no por mucho levantar aparecen más irregularidades.
Al cabo de ese período -el valor de los cien días, otra vez- las aguas irán fluyendo por cauces de normalidad política. O sea, la voluntad y las vestimentas de logros y eficacia frente a la fiscalización parlamentaria. Y el victimismo, que ya ha hecho acto de aparición. Las peticiones de tiempo y comprensión, las comparaciones, las paradojas -el discurso de investidura de Moreno Bonilla ya las registró- y las comparaciones.
El nuevo gobierno andaluz sale a lidiar condicionado por las propias circunstancias del pacto suscrito. Estarán todos con las orejas levantadas aunque luego, cuando surjan tensiones y tirantez, apelarán al sentido de la responsabilidad. Estarán mirándolo con lupa desde Europa y hasta Manuel Valls se erige en la primera figura crítica. Pero habrá que ver cómo funcionan el ejecutivo y la propia entente. Habrá que contrastar las decisiones y si se corresponden con algún programa del que, por cierto, no habla casi nadie, salvo generalidades y tibiezas. De momento, ya han comprobado que algunas cosas suscitan inquietud y malestar. Si la alianza de las derechas gobierna con autoritarismo, rodillo y tente tieso, si como consecuencia de ello se alimentan las diferencias sociales, la situación se complica.
Y el socialismo tiene que recomponerse desempeñando un papel que allí les es desconocido. Su problema principal es la división interna: no han cicatrizado las heridas de unas primarias que sí, las cargó el diablo, viendo las consecuencias. Tendrá que adaptarse a las nuevas coordenadas y hacer uso de su experiencia institucional para saber desenvolverse. Si se enfrascan en pugnas intestinas, malo; se abonan a la desconfianza y a la merma de credibilidad. Su objetivo primordial es acreditar que son alternativa. Para ello deben recuperar motivación y capacidad de movilización. Si no son conscientes de que también están un trance histórico y que el pase de página debe hacerse sin grandes traumas ni convulsiones, la travesía del desierto puede ser muy cruda.
La otra formación progresista, Adelante Andalucía, bastante tiene con reflexionar sobre populismos inconsecuentes y políticas anti muy costosas. La prueba de las elecciones municipales del próximo mes de mayo será determinante. De momento, ya sabe que las derechas saben ponerse de acuerdo. Aunque todos se sepan lo de todos.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario