FIRMAS Juan Miguel Munguía Torres

OPINIÓN | Vacaciones anuales retribuidas y su perdida | Juan Miguel Munguía Torres

Una reciente sentencia del Tribunal Justicia de la Unión Europea resuelve una cuestión planteada en el marco de un litigio entre el empresario acerca de la negativa de este a abonar al trabajador una compensación económica por las vacaciones anuales retribuidas no disfrutadas antes de extinguirse la relación laboral. Los hechos resultan cuando la empresa invita al trabajador a disfrutar de sus vacaciones antes de que se extinguiera la relación laboral, no obstante, sin imponerle los días de vacaciones, el trabajador solo disfrutó dos días de vacaciones, por lo éste solicitó una compensación económica por los días 51 días de vacaciones anuales no disfrutados correspondientes a los años 2012 y 2013, que le fue negada por la empresa.

El trabajador interpuso demanda ante los tribunales alemanes del orden laboral, y tras estimar la demanda tanto en primera instancia como en apelación, la empresa formula recurso de casación ante el Tribunal Supremo de lo Laboral de Alemania. El Tribunal Supremo de lo Laboral de Alemania paraliza la resolución de la cuestión litigiosa, y plantea si el Derecho de la Unión se opone a una normativa nacional que establece la pérdida de las vacaciones anuales no disfrutadas y de la compensación financiera por dichas vacaciones si el trabajador no ha presentado una solicitud de vacaciones antes de la extinción de la relación laboral. El Tribunal Supremo alemán decidió suspender el procedimiento y solicitar al Tribunal de Justicia de la Unión Europea que interpretara a este respecto el Derecho de la Unión, según el cual el derecho de todo trabajador a vacaciones anuales no puede ser sustituido por una compensación económica, excepto en caso de extinción de la relación laboral.

La sentencia viene a decir que el empresario está obligado, de forma general, a velar por el bienestar de sus trabajadores y que ese deber de protección comprende también la obligación de colocar al trabajador en condiciones de ejercer sus derechos. Esta obligación ha de traducirse, en materia de ordenación del tiempo de trabajo, en la adopción por parte del empresario de medidas de organización concretas que permitan a los trabajadores ejercer su derecho a vacaciones anuales retribuidas y la transmisión a su debido tiempo de información precisa relativa al hecho de que, si los trabajadores no disfrutan efectivamente de sus vacaciones, corren el riesgo de perderlas al final del período de devengo o del período de aplazamiento autorizado. Asimismo, el empresario debe informar a los trabajadores de que, si no disfrutan de sus vacaciones durante la relación laboral, teniendo efectivamente esa posibilidad, no podrán invocar el derecho a una compensación económica por las vacaciones anuales retribuidas no disfrutadas al extinguirse la relación laboral.

Concluyendo, la sentencia añade que cuando un órgano jurisdiccional nacional conoce de un litigio relativo al derecho de un trabajador a una compensación económica por las vacaciones anuales retribuidas no disfrutadas al extinguirse la relación laboral, deberá verificar si el empresario ha demostrado que adoptó las medidas apropiadas para garantizar a dicho trabajador la posibilidad de ejercer efectivamente su derecho a vacaciones anuales retribuidas durante la relación laboral. Si el empresario demuestra que llevó a cabo las actuaciones necesarias y que, pese a las medidas que adoptó, el trabajador renunció de manera deliberada y consciente a ejercer su derecho a vacaciones anuales retribuidas aun gozando de esa posibilidad durante la relación laboral, dicho trabajador no puede reclamar, el abono de una compensación económica por las vacaciones anuales retribuidas no disfrutadas al extinguirse la relación laboral. En caso contrario, si la empresa no informa y el trabajador no solicita las vacaciones, no pierde el derecho

 

munguia@munguiaabogados.com

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario