FIRMAS Marisol Ayala

OPINIÓN | Comer por fuera | Marisol Ayala

A huevo. La actualidad me ha puesto a huevo un asunto que tengo atravesado  hace años.  Sí, años.

Doy por hecho que estas letras serán del agrado de  muchos y que también molestará a otro tanto pero la muerte hace unos días de un finlandés en un restaurante chino de Luis Morote, en Las Canteras, me lo ha puesto en bandeja.

Vaya por delante que le doy crédito a la noticia que  habla de un fallecimiento a causa de una reacción alérgica.

No hay porqué  pensar otra cosa, la investigación dirá. Espero.

Estoy segura que todos hemos sentido alguna vez un rechazo cuando elegimos  un lugar para comer y al entrar observamos que a simple vista no es el lugar  más apetecible para ocupar una mesa.

Destartalado, sin la limpieza exigible,  con una carta entre Hong Kong y la Isleta y ni una cosa ni otra; un desastre
con un personal desaliñado, pelo grasiento y mal aspecto. Cuando eso ocurre,  y me ha ocurrido muchas veces, no discuto. Me voy sin más pero mientras  camino acabo pensando  un «sí lo que veo es lo que veo como será lo que no
veo», es decir la cocina.

He tenido dos experiencias en restaurantes de la  zona más cotizada de la ciudad que no acabaron mal porque Dios estaba de  guardia.

¿Ejemplo?, ahí va uno.

Un camarero se acerca a la mesa con una  calada de tabaco que acabó echándola entre dos comensales. Puerta y a otra  cosa.

Nunca entenderé por qué Sanidad no controla esos restaurantes de los que  hablo donde comemos pero sin saber qué y cómo se elabora esa comida y en que condiciones. Sanidad nunca aporta datos del número de inspecciones que se ordenan en casas de comidas, del nivel que sea, y mucho menos sus  resultados.

Mucho trabajito pendiente hay en el sector, mucho.

Termino  diciendo que un restaurante de la ciudad permaneció cerrado unos meses  porque los señores inspectores de Sanidad atendiendo a la denuncia de unos  clientes entraron a la cocina y alrededor de los fogones se encontraron a  dos hermosos gatos.

No puedo dar datos porque no tengo el informe de Sanidad, de tenerlo saben  que lo haría.

Eso de «vamos a comer por fuera» tiene riesgos.

 

Fuente: Blog de Marisol Ayala

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario