FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Gestión de ciudades turísticas | Salvador García Llanos

La subdirectora de ‘San Sebastián Turismo’, Isabel Aguirrezabala, ha dicho que el principal reto “es no gestionar el turismo en una ciudad sino gestionar una ciudad turística”. Lo ha dicho en el curso del primer encuentro de gestores de la Red de Destinos Turísticos Inteligente (DTI) celebrado días pasados en Alcalá de Henares, donde se han reunido hasta cuarenta y cuatro representantes de dichos destinos.
Nos parece una afirmación interesantísima, contenida en un propósito que anima a red.es, una entidad pública empresarial dependiente de la Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital, cuya finalidad es materializar proyectos y actuaciones que impulsen la sociedad de la información interactuando con comunidades autónomas, entidades locales y el sector privado en materia de tecnologías de la información y la comunicación (TIC).
Algunos municipios turísticos canarios se han sumado a la iniciativa. Nos consta que ejecutivos y técnicos los han visitado con el fin de recabar información y comprobar in situ la realidad del destino y su oferta. Se habrán llevado, seguro, impresiones desiguales. Ya se comprobará. El proyecto, como resumimos en su momento, consigna actuaciones orientadas a la consecución de estándares que contrastarán, entre otras cosas, la satisfacción de los visitantes con la oferta de una ciudad mediante el desarrollo de un denominado Sistema de Inteligencia Turística que facilitará la utilización de contenidos y metodología por otras entidades. En ese sentido, se quiere dinamizar la interoperabilidad con los agentes sociales y otras administraciones, así como potenciar el acceso a datos públicos referidos al sector turístico por parte de empresas, profesionales, visitantes y ciudadanos en general.
En la sesión de Alcalá, la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Oliver, señaló que el reto tecnológico es indispensable para que España siga siendo un país líder en competitividad turística. Ese objetivo implica la transformación de nuestro modelo turístico, basada en cinco conceptos: gobernanza, innovación, tecnología, sostenibilidad y accesibilidad. Lo que se quiere es producir una gestión más eficiente y sostenible de los territorios sobre los que se desarrolla la actividad turística. A ver si se entiende una vez ese concepto tan repetido, el desarrollo sostenible, no solo para propiciar la interacción e integración del visitante con el entorno en el que ha de convivir, siquiera unas fechas, sino para mejorar las condiciones y calidad de vida de los residentes.
De ahí el significado esencial de la afirmación de Isabel Aguirrezabala porque supone un salto cualitativo en el entendimiento de una idea en la que deben sentirse especialmente concernidos los responsables de los municipios turísticos, los titulares de poderes públicos, los que tengan delegaciones o representaciones y también los integrantes de organizaciones y entidades privadas. En algunos casos, todo es turismo, como se suele decir, aunque luego sea complicado asumirlo. Por eso, se trata de avanzar en el desarrollo de la Red DTI para asumir compromisos que, además, ya no tienen marcha atrás. Ese salto se tiene que justificar con hechos y decisiones, a fin de cuentas se trata de gestionar una ciudad turística.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario