FIRMAS Salvador García

OPINIÓN | Evolución de la actividad turística | Salvador García Llanos

La evolución en términos reales de la actividad turística desde el año 2010 en nuestro país ha sido mejor que la del conjunto de la economía. Así se desprende de los datos contenidos en la Cuenta Satélite del Turismo en España (CSTE), publicada días pasados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).  La aportación del sector turístico al Producto Interior Bruto (PIB) ha crecido 1,5 puntos, pasando del 10,2 % al 11,7 %, cuatro décimas más que en 2016.

(Conviene explicar qué es la CSTE. Según se explica en el sitio web de Turespaña, la Cuenta es un sistema de información económica relacionada con el turismo, diseñada como satélite del sistema principal de Cuentas Nacionales, que permite medir el impacto del Turismo sobre la Economía Nacional. La CSTE es elaborada por la Subdirección General de Cuentas Nacionales del Instituto Nacional de Estadística (INE). La Cuenta Satélite del Turismo de España se puede describir como un conjunto de cuentas y tablas, basado en los principios metodológicos de la contabilidad nacional, que presenta los distintos parámetros económicos (oferta y demanda) del turismo de forma interrelacionada para una fecha de referencia dada. La primera aproximación a la Cuenta Satélite de Turismo fue presentada oficialmente en junio de 2002 por el INE, el Banco de España y la entonces Secretaría General de Turismo (Instituto de Estudios Turísticos). Hasta ahora se han publicado las series contables desde 1995 a 2003 con base año 1995, la serie contable 2000-2009 con base año 2000 y la serie contable 2008-2012 con  base 2011).

Según esta fuente, el peso del PIB asociado al turismo alcanzó los ciento treinta y siete mil veinte millones de euros en 2017, un 5,6 % más que el año anterior. El peso de ese concepto, PIB asociado al sector, se mide a través de la demanda final turística. La componente de mayor entidad en la misma fue el consumo receptor que alcanzó el 50 % del total.

Las estadísticas, francamente, son buenas, reflejo de un período de bonanza también contrastado en la evolución del empleo vinculado al sector turístico. En la Cuenta Satélite se señala que creció 1,2 puntos porcentuales desde 2010, pasando del 11,6 % al 12,8 %. A ello hay que añadir que la ocupación en los diferentes segmentos del sector alcanzó en 2017 los 2,6 millones de puestos de trabajo. Sin embargo, la idea de que las vacas gordas no se corresponden con un aumento proporcional del empleo y con mejores condiciones de trabajo se mantiene, principalmente en ámbitos sindicales.

Canarias, por cierto, figura entre las seis comunidades autónomas donde se incrementaron las cifras de afiliados a la Seguridad Social. Noviembre fue, desde ese mismo punto de vista, un mes sobresaliente, al registrarse 2,3 millones de afiliados, que es la cantidad más alta de la serie histórica en ese ciclo de tiempo. En total, los trabajadores del sector suponen el 12,2 % del total de afiliados en el sistema productivo de nuestro país.

Todo hace presumir, pues, que 2018 presentará un balance positivo, pese a la disminución en la llegada de visitantes a nuestro país. A ver si tal balance refleja la aspiración del sector: menor afluencia pero más ingresos.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario