FIRMAS Salvador García

Destino turístico inteligente | Salvador García Llanos

Puerto de la Cruz, destino turístico inteligente será una nueva forma de identificar el municipio si, como se espera, prospera la propuesta presentada por el área de Turismo del Ayuntamiento a Red.es, una entidad pública empresarial dependiente de la Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital, cuya finalidad principal es materializar proyectos y actuaciones que impulsen la sociedad de la información interactuando con Comunidades Autónomas, entidades locales y el sector privado en materia de tecnologías de la información y la comunicación (TIC).
Los que se sorprendían hace unos años cuando abogábamos, desde la política activa local, por la cualificación y la innovación en el ámbito turístico, hoy comprobarán que no íbamos descaminados. Simplemente, una cierta visión de futuro y progreso. Se está cumpliendo aquel propósito en el principal sostén productivo del municipio. El Puerto de la Cruz tenía que estar en la vanguardia, ir por delante y no dormirse en los laureles después de haber demostrado con suficiencia cómo se funcionaba y cómo se gestionaba una marca.
Pero bueno, lo importante es que había una ayuda estatal cuantificada en novecientos mil euros y la ciudad es beneficiaria. El proyecto consigna actuaciones orientadas a la consecución de estándares que contrastarán, entre otras cosas, la satisfacción de los visitantes con la oferta de la ciudad mediante el desarrollo de un denominado Sistema de Inteligencia Turística que facilitará la utilización de contenidos y metodología por otras entidades. Se quiere dinamizar, en ese sentido, la interoperabilidad con los agentes sociales y otras administraciones, así como potenciar el acceso a datos públicos referidos al sector turístico por parte de empresas, profesionales, visitantes y ciudadanos en general.
Cierto que algunas de las cosas que se plantean pueden sonar a chiste como controlar, mediante este sistema, el estacionamiento de vehículos. Conocida la carencia o las limitaciones en ese campo, no parece que sea necesario recurrir a la inteligencia digitalizada para obtener determinados resultados. Quizá sea poner el carro delante de los bueyes (con perdón) pero, aunque quede en situación de stand by (disponible), si sirve para impulsar las necesarias dotaciones para aparcamientos (lo que está ocurriendo con los autobuses de excursiones turísticas en las primeras horas de la mañana en las inmediaciones de la estación es cada día más enrevesado), habrá que darlo por bien empleado.
Mucho más factible y llevadera parece otra de las actuaciones incluidas en el proyecto, un sistema de señalética turística plasmada a través de tecnología innovadora y concebido para la comunicación y transmisión de información a nativos y visitantes.
Es casi un millón de euros, en definitiva, para dar un salto cualitativo en lo que a avances e innovación se refiere. La accesibilidad y la sostenibilidad resultan primordiales. Y otra cosa: si el sistema conlleva mantenimiento, no dejen de activarlo. Pónganse en modo ‘on’. Que para eso somos (seremos) un destino turístico inteligente, ¿no?

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario