FIRMAS Salvador García

A más coches, peor movilidad | Salvador García Llanos

Las mismas carreteras para un parque automovilístico que no para de crecer. Así lo hemos escrito cada vez que nos referimos a la situación del transporte terrestre en las islas, y en Tenerife, particularmente. La deducción es sencilla: las vías no absorben con la fluidez necesaria el incesante tráfico rodado. Con razón, pues, retenciones y atascos cualquier día -exceptuemos, claro, los del fin de semana- y a cualquier hora.
Izquierda Unida Canaria (IUC) ha hecho público un informe en el que se corrobora, con datos, estas impresiones labradas al cabo de muchos años de tránsito viario, muchos de ellos utilizando el transporte público. El coordinador general de esa organización ha sido rotundo a la hora de exponer las conclusiones: la Comunidad Autónoma registra una media de ochocientos veintiún vehículos por cada mil habitantes. Eso significa que si el archipiélago canario fuese un país, su territorio sería el sexto del mundo con más vehículos en relación a su población.
La Guardia Civil de Tráfico ya ha hecho sonar el timbre de alarma. Recordemos, en efecto, que el pasado mes de febrero dio a conocer un informe en el que relataba cómo se notaba la recuperación económica en la circulación de muchos vehículos más por las carreteras tinerfeñas. En esa fecha, el cuerpo ofrecía sus propias cifras: en la isla, setecientos setenta y seis vehículos para un millón cuatro mil habitantes. Entonces, responsables de la Guardia Civil hablaron de auténtica “barbaridad” al cotejar esos registros. Tenerife es el segundo territorio nacional, tras Pontevedra, en número de coches por kilómetro de carreteras; el tercero, tras Madrid y Barcelona, en cifras de guaguas; y el cuarto en vehículos pesados. Estos datos indican que la isla tiene una densidad de vehículos 3,5 veces superior a la media española.
Las apreciaciones de IUC van más allá de pensar solo en la carga sobre el territorio, a partir de estas cantidades. Por ejemplo, calculan que las islas podrían tener doscientos cincuenta y dos mil vehículos menos si estuvieran en la medida estatal, “pero ello obligaría a un desarrollo sustancial del transporte público colectivo, que no está previsto”, según indicó el coordinador general de la organización en Canarias, Ramón Trujillo. Añadió, en ese sentido, que “las islas profundizan en un modelo de movilidad insostenible”.
En efecto, el hecho de que entre 2014 y 2017 el parque automovilístico haya crecido en la Comunidad Autónoma a una media del 3 %, en tanto que se ha constatado un descenso del transporte público y un aumento de coches por mil habitantes, pone de relieve que, en materia de movilidad, va predominando la insostenibilidad. Las nuevas infraestructuras y otras actuaciones de equipamientos, independientemente del alto coste y de los largos plazos de ejecución, no significan soluciones a los problemas consustanciales a los hábitos de vida.
El horizonte es bastante oscuro, según Trujillo. “Hay que cambiar las políticas de movilidad; pero no se aprecia voluntad”, afirmó. Y se basa en datos comparativos: “Las islas contarían con cuatrocientos ochenta y nueve mil trescientos vehículos menos si estuvieran en la ratio de Dinamarca, un país con políticas de movilidad más sostenible y con más renta por habitante”, concluyó.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario