FIRMAS Salvador García

Despedida de un gran profesional | Salvador García Llanos

Hacía mucho tiempo que no asistíamos a la jubilación de un profesional de la hostelería portuense, de ahí que nos llame la atención y merezca ser reconocido el desempeño de Domingo Abrante, primer maitre del hotel Valle Mar, empresa en la que ha permanecido por espacio de cuarenta y siete años, que se dice pronto.
Domingo lo ha sido todo en uno de los establecimientos señeros de la industria turística local: aprendió, se sacrificó, fue ascendiendo, conoció las vacas gordas y también los períodos menos bonancibles, vio cómo se transformaron Colón y Martiánez y el propio hotel que dio un salto a la modernidad justo cuando más se criticaba que los hoteles del Puerto no se renovaban o habían quedado obsoletos.
Domingo trató a la familia Ybarra, propietaria; a sus administradores o gerentes; y a directores que también marcaron estilo y diferencia. Consta que fue un compañero de trabajo apreciado y respetado por todos. Muy celoso con su desempeño, discreto, atento y servicial, Abrante debe ser uno de los últimos clásicos de la hostelería insular, integrante de esa imaginaria escuela en la que se enseñaba con pasión (Feier, Gleixner, Iglesias, Sierra, Vera, Ortí, Reyes, Suárez, Alfonsín, Talg y tantos otros) y se aprendía con esmero y ánimo de superación.
Sabiendo, además, de la importancia de la figura del maitre, en cualquier momento pero especialmente durante la cena. Y en ocasión de cualquier celebración especial, cuando los hoteles portuenses, en el almuerzo de Navidad o en Nochevieja por ejemplo, sobresalían por una oferta única y por un ambiente que gustaba compartir, entre otros factores por el excelente servicio profesional que se prestaba.
Abrante hizo honor a esa figura, al maitre elegante, distinguido, conocedor y responsable, con habilidades para sortear algún contratiempo y para persuadir al cliente de la bondad de un consomé a la reina, de una bearnesa, de un entrecot al roquefort o de peras bella Helena.
Se marcha pues un caballero de la hostelería pero, sobre todo, un profesional al que dio tiempo a despedirse sin alharacas desde su muro de una red social, o sea, agradeciendo a jefes y compañeros el calor y el respeto que le dispensaron. Dice adiós quien, además, junto a su padre y hermano fue todo un impulsor de la transformación del barrio de Los Nidos, localizado allí donde el municipio limita con Los Realejos. Domingo Abrante, toda una vida dedicada a su profesión, deja en el hotel y en la profesión que ejerció con solvencia un gratísimo sabor.
No todos atesoran valores como él lo hizo. Su nombre engrosa el listado de distinguidos en la hostelería portuense.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario