FIRMAS Salvador García

Aportaciones a un proyecto | Salvador García Llanos

El próximo lunes se inician las obras del proyecto de remodelación de las calles San Juan, Iriarte, Las Damas y de la plaza Concejil, redactado por los ingenieros Fernando Alsina Basterrechea y María Sánchez Mediavilla. Presupuesto de 2,1 millones de euros, cofinanciaciado al 80 y 20 %, respectivamente por Cabildo Insular y Ayuntamiento.
Hace casi un año, el 7 de octubre de 2017, publicamos una entrada titulada Remodelación en pleno centro, en la que exponíamos una serie de consideraciones sobre una actuación que interesa y que va a ser muy visible, en un marco de desarrollo urbanístico que ya fue objeto de atención en los años ochenta y cuya solución satisfizo sobremanera, con sello de Manrique, Jalvo y Díaz de Losada: se ajustaba a la filosofía de ganar la ciudad para los peatones al tiempo que cambiaba la fisonomía de un espacio muy céntrico.
Después, comparecimos en el proceso de participación abierto para recabar sugerencias y aportaciones, con espíritu de portuense cabal, registrando algunas apreciaciones subjetivas que solo pretendían contribuir al enriquecimiento de la propuesta que se formulaba.
En esa comparecencia, dijimos que, en efecto, se trata de una actuación que requiere de máxima ponderación teniendo en cuenta el ámbito espacial en que se va a desarrollar, una zona céntrica y muy transitada peatonalmente, con inmuebles y rincones de alto alto valor patrimonial, artístico y constructivo.
En ese sentido, entendíamos que hay que preservar las fachadas de casas y edificios que, por distintas causas, han sufrido una considerable erosión o pueden verse afectadas por la actuación que se quiere realizar. Sea el primer ejemplo el de la Casa Ventoso o antigua sede del colegio de los Padres Agustinos. Estimamos que la plaza Concejil debe ser un espacio lo más diáfano posible, sin desniveles ni pendientes, de modo que se pueda disfrutar de su dotación teniendo en cuenta los usos futuros del inmueble, cuya adquisición promovió hace algunos años el Ayuntamiento mediante la suscripción de un convenio con el Obispado.
Creemos, por consiguiente, que hay que transformar o suprimir el jardín o parterre del centro del espacio, sin olvidar los antecedentes históricos (¿pozo o conducción para agua?) de los que convendría dejar alguna huella, mediante placa o similar.
No es procedente, a nuestro juicio, la dotación en ese espacio de un parque infantil cuya utilización podría dificultar el desenvolvimiento de los comercios y establecimientos próximos, además de alterar las actividades que en el futuro se desarrollen en el inmueble citado. A tener en cuenta las puertas de acceso al mismo desde la zona lateral que albergaba la antigua capilla del colegio.
La plaza debe contener elementos de vegetación, si es posible, autóctona. Que den sombra. Y el mobiliario (bancos y luminarias), dadas las características del espacio, se ajustaría a diseños más clasicistas como los actuales. Expresamos nuestra discrepancia con los inspirados en camas balinesas.
En nuestra opinión, hay que tener especial cuidado con el emplazamiento del busto que honra la memoria del que fuera alcalde y gobernador civil, Francisco Afonso Carrillo, especialmente la orientación de su mirada. Si va a ser trasladado, es necesario dar los pasos adecuados, incluidos los de una posible consulta popular.
Desde luego, somos partidarios de la homogeneización de la pavimentación de la superficie de las vías, si bien sería conveniente diferenciar las zonas de ocupación por los establecimientos comerciales, cuyos criterios deben regularse de forma estable por la ordenanza específica y los derivados de acontecimientos sociales, culturales y religiosos.
Si se elimina la rampa de la calle Las Damas, hay que proporcionar una alternativa que, ajustada a las exigencias legales vigentes, facilite el desplazamiento de las personas con diversidad funcional y dificultades de movilidad. Convendría reducir el número de escalones, teniendo en cuenta que hay un recinto cultural en el tramo comprendido hasta la calle Cupido.
Se sobreentiende que la remodelación de la calle San Juan se prolongará hasta el cruce con Santo Domingo/La Marina, en las inmediaciones del refugio pesquero. En ese tramo hay que tener en cuenta la existencia de la popular Iglesia de San Francisco y la resultante del nuevo Parque San Francisco, sin olvidarnos de Plaza del Doctor Víctor Pérez (popular San Francisco). Se trata de elementos distintivos de esta parte de la geografía urbana del centro de la ciudad, dos de ellos (Iglesia y Plaza) muy apreciados sentimentalmente por la población, independiente de su valor histórico. A nuestro juicio, las modificaciones en esos lugares deben ser las menos posibles. Y en cuanto a la trasera del Parque, se debería dar una solución que armonice con las características de la vía peatonal.
Estas fueron, básicamente, nuestras aportaciones. Veamos ahora el resultado de los trabajos de ejecución.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario