Discapacidad SOCIEDAD UNIVERSIDAD

ADEJE | La Universidad de Verano ofreció nociones sobre lengua de signos y aprendizaje cooperativo en uno de sus talleres de tarde

EBFNoticias | El aprendizaje de la lengua de signos para la comunicación de las personas sordas es una formación con cada vez mayor demanda social, algo que se ha podido comprobar en la Universidad de Verano de Adeje 2018, gracias a un curso y un taller dirigido e impartido por María del Carmen Rodríguez Jiménez, del Departamento de Didáctica e Investigación Educativa de la Universidad de La Laguna. La primera de las actividades hubo de ampliar su número de inscritos, mientras que el taller tuvo que abrir una segunda convocatoria, de tal modo que se ha impartido hoy, lunes 23 de julio, y también lo hará mañana.

El taller forma parte de la oferta formativa impulsada desde hace tres años por esta universidad estival, consistente en cursos de una sola tarde de duración, entre las 16 y las 20 horas, sobre materias muy prácticas. En este caso, se trataba de una introducción al lenguaje de signos que permita a su alumnado recibir nociones para poder mantener una conversación básica con una persona sorda, con preguntas como si su interlocutor estudia o trabaja, en qué, dónde vive, si tiene familia, etc.

En Canarias, la formación en esta materia está reducida porque, como explica la especialista, el ciclo formativo de Intérprete en Lenguaje de Signos ya ha desaparecido «porque se suponía que ya había muchos intérpretes y ahora el que hay es de Mediación en la Comunicación». Indica, además, que, justamente este curso se ha comenzado a impartir en Madrid el primer grado universitario en esta actividad, por lo que la profesora señala su esperanza por que «alguna de las dos universidades canaria ponga aquí esta carrera».

En su opinión, debería existir una formación en lengua de signos más generalizada que, por ejemplo, se ofertara como optativa en los institutos, del mismo modo que sucede con el inglés, el francés o el italiano. E incluso que fuera una optativa en algunas titulaciones universitarias, especialmente las dependientes de la Facultad de Educación, algo que,  de hecho, la propia Rodríguez Jiménez está reclamando.

Aprendizaje cooperativo

El segundo taller de la tarde del lunes 23 de julio ha sido «I win-You win en la escuela: aprendiendo cooperativamente», dirigido por la profesora del Departamento de Historia del Arte y Filosofía de la Universidad de La Laguna Marysol Batista e impartido por Eligia Rodríguez Rivero, psicóloga especializada en comunicación para la paz, desarrollo emocional y resolución de conflictos en el ámbito escolar y familiar.

El taller busca potenciar el desarrollo de competencias para el trabajo en equipo, de tal modo que la instructora comenzó explicando diferentes tipos de técnicas y herramientas para la organización de grupos y la coordinación de trabajos conjuntos. A continuación, los alumnos y alumnas acordaron un proyecto colaborativo y lo realizaron entre todas las personas asistentes, para ser finalmente evaluadas. En este taller se ha enseñado no sólo a trabajar colaborativamente, sino cómo poder evaluar el rendimiento en este tipo de tareas.

La profesora Batista explica que, si bien la teoría existente sobre el trabajo colaborativo no es nueva, su introducción en las aulas está siendo muy lenta y, actualmente, no forma parte de la formación del profesorado universitario ni de secundaria. «Y se está viendo que, junto a las nociones sobre conciliación y mediación, es muy necesaria, porque pude ayudarnos en asuntos como el bullying y la discriminación por sexo, raza, religión o de cualquier otro tipo».

Pese a que este tipo de técnicas se centran en el trabajo grupal, parten del empoderamiento personal, ya que de lo que se trata es de que cada persona sea consciente de sus habilidades y de los «dones» que pude aportar al proyecto común. De este modo, cada uno, desde su individualidad y características, tiene algo que aportar.

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario