FIRMAS Salvador García

Hacia un destino inteligente | Salvador García Llanos

Prestemos atención al acuerdo suscrito por el Ayuntamiento del Puerto de la Cruz con la Secretaría de Estado de Turismo, a través de la Sociedad Mercantil Estatal para la gestión de la Innovación y las Tecnologías Turísticas (Segittur), mediante el cual se adhiere al proyecto Destinos Turísticos Inteligentes.
 
Desde hace años venimos abogando por la cualificación y la innovación en el producto turístico. Esta parece ser una buena ocasión que debe ser aprovechada para acreditar con hechos que el municipio tiene futuro, que es factible hacerlo competitivo con planes de actuación y con aplicaciones que permitan contrastar las características de destino inteligente, en inglés Smart Destination.
 
Diagnosticar la situación de partida no parece difícil. Si a partir de los resultados se configuran los planes de acción en ámbitos tales como la innovación, la tecnología, la sostenibilidad y la accesibilidad, estaremos acercándonos a la mejora de la oferta, a su diferenciación, que es, en definitiva, lo que realmente hay que cultivar.
 
En el convenio suscrito, el Ayuntamiento del Puerto de la Cruz se compromete a impulsar la transformación del destino hacia un modelo de desarrollo turístico inteligente. Eso se logra, teóricamente, con la participación efectiva de todas las áreas competenciales de la administración local y la concurrencia del Consorcio para la Rehabilitación Urbanística (Turística) del municipio. Se da por hecha la concurrencia del sector privado y de la población local para garantizar la implicación integral en el proceso.
 
Y es que convertirse en un destino inteligente significa disponer de una actuación integral de revalorización del destino turístico, concentrada en los cuatro soportes estratégicos anteriormente mencionados y que deben implementarse en la totalidad de marcos de gestión y desarrollo de una marca turística ya tan acreditada como la portuense que debe competir, ahora con este distintivo, Smart destination, para seguir captando mercados emisores y nuevas tendencias turísticas.
 
Las informaciones apuntan que tal distintivo se está consolidando y generando cada vez más expectación tanto dentro como fuera de España. Que se estén sumando municipios repartidos por todo el país revela que es una alternativa a la que cabe sumarse, no como como un intento desesperado para justificar estancamientos de diverso tipo, sino, como en el caso del Puerto de la Cruz, para cualificar su oferta y poner a prueba su propia capacidad de renovación y superación.
 
Así que debemos estar atentos, en primer lugar, a los resultados de esa auditoría del destino. Y luego, a las acciones y prioridades que se establezcan para avanzar con propiedad hacia la competitividad palpable y esa oferta cualificada que contribuyan a la diferenciación antedicha.
 
Que todo no quede, en fin, en el mero acto de la firma del convenio y su proyección mediática. A ver si el sector se anima y aporta también lo que de él puede esperarse después de muchos años en una actitud de a verlas venir.
 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario