Cultura

CULTURA | El Auditorio de Tenerife acoge la representación de la zarzuela ‘Luisa Fernanda’

EBFNoticias | Ópera de Tenerife presenta la zarzuela Luisa Fernanda, de Federico Moreno Torroba, que se representará mañana [sábado 30] a las 19:30 horas en la Sala Sinfónica del Auditorio de Tenerife. El último título de la temporada lírica insular ha vendido todas las localidades y estará dirigido por el director musical del Teatro La Zarzuela de Madrid, Óliver Díaz.

El director asturiano debuta en Ópera de Tenerife asumiendo la conducción de la Sinfónica de Tenerife que aportará la música a este título del género lírico español y que, además, contará con las voces de Virginia Tola (soprano), Carmen Mateo (soprano), Silvia Zorita (mezzosoprano), María José Torres (soprano), Pablo Gálvez (barítono), David Astorga (tenor), Alberto Camón (bajo), Pablo Martínez (tenor) y Badel Albelo (tenor). También en esta ocasión estará presente el Coro de Ópera de Tenerife, dirigido por Carmen Cruz.

Óliver Díaz que en 2002 fundó la Orquesta Sinfónica Ciudad de Gijón y en 2013 la Barbieri Symphony Orchestra, ha dirigido formaciones nacionales como la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, la Orquesta Sinfónica del Gran Teatro del Liceu, la Orquesta de la Comunidad Valenciana, o la Orquesta Sinfónica de Madrid, entre otras. A las que se suman las colaboraciones con la New Amsterdam Symphony, Cluj Philharmonic Orchestra, Orquesta Filarmónica Rusa, Sibiu Philharmonic Orchestra o la Orquesta Sinfónica Ciudad de Lima.

El director de escena, Alfonso Romero Mora, plantea una zarzuela con una estética fiel al tiempo, a los personajes y a los lugares originales del libreto pero donde el espectador pueda establecer similitudes o paralelismos con la sociedad española actual.  Romero cuenta en su haber con la dirección de títulos líricos en los principales escenarios nacionales y europeos, lo que le ha valido para ser reconocido con el tercer premio en el European Competition of Stage Directing EOP Camerata Nuova por su proyecto La cenicienta (Rossini) y ser finalista en el International Competition of Opera Directing de Praga con el proyecto Alcina (Händel). 

La escenografía del canario Carlos Santos está concebida desde un punto de vista abstracto y minimalista que irá evolucionando en el espacio, desde el Madrid urbano a la dehesa extremeña. Dentro del lenguaje conceptual, contiene una serie de elementos geométricos que sugieren no sólo el triángulo amoroso, sino el ambiente anguloso derivado del caos político de la época y de los propios sentimientos de los personajes. Uno de los elementos más llamativos que podrá verse sobre el escenario son una serie de puertas móviles coronadas por un espacio acotado por una barandilla donde se situará el coro. El suelo circular ligeramente inclinado aporta la profundidad necesaria para enriquecer una perspectiva eminentemente geométrica. 

El vestuario lleva la firma del diseñador tinerfeño Leo Martínez y manteniendo la fidelidad histórica que requiere la producción, se ha buscado una revisión a la tradición y a al estilo propio español de la época introduciendo nuevos detalles. Las prendas ha sido confeccionadas por el equipo de sastrería de Auditorio de Tenerife. 

Luisa Fernanda se estrena en 1932 y supone el primer éxito de su compositor Federico Moreno Torroba, llegando a ser representada a lo largo de este tiempo en más de  10.000 ocasiones. La historia original está ambientada en el Madrid decimonónico que contempló los últimos días del reinado de Isabel II y los acontecimientos que se sucedieron tras la Revolución de La Gloriosa que desembocarían en la Primera República Española. 

En ese marco histórico se forja el triángulo amoroso entre la protagonista que da nombre a la zarzuela; un apuesto y seductor militar de fulgurante carrera, Javier Moreno y un rico labrador extremeño que pretende a la joven. La sucesión de acontecimientos acerca de la elección entre un pretendiente u otro, y el inevitable enfrentamiento entre ambos, apela al drama burgués de la nueva sociedad que nació tras la revolución industrial y al clásico conflicto entre la razón y los sentimientos. 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario