FIRMAS Salvador García

Insensibilidad y desidia en el Lago | Salvador García Llanos

El gobierno municipal (PP+CC) del Puerto de la Cruz debería plantearse un análisis autocrítico, serio y exhaustivo de lo que ocurre en el complejo turístico ‘Costa Martiánez’, en el popular Lago. Tan solo en lo que va de mandato -¿qué fue de un acuerdo plenario para consensuar una solución integral?- hay algunas situaciones que revelan una gestión insensible, deficiente, desconcertante… Vivimos de cerca lo ocurrido con el 40 aniversario -celebración con más pena que gloria, pese al empeño de la empresa concesionaria de los servicios que se encargó prácticamente de todo- y hemos asistido, no sin tristeza, a hechos más recientes que, prescindiendo de de las connotaciones personales y habiendo trascendido en medios y redes sociales, han alimentado sombras de desprestigio en el complejo, al poner de relieve que algo no funciona bien y que prima la descoordinación, acaso por una distribución competencial no muy afortunada y que se convierte, posiblemente, en el pecado original.

Por si faltaran elementos de prueba, ahora se ha sabido que una prueba atlética de fuste, que atraviesa el complejo y donde tiene su final, corría peligro -al menos, en las vísperas- como consecuencia de obras de mantenimiento no inacabadas sino ni siquiera empezadas. Son las referidas al pintado del vaso y reparaciones concretas de desgaste y desperfectos. Precisamente, lo que quieren los organizadores es que funcionara y luciera la gran fuente central. El Lago lleva más de un mes cerrado y no han empezado las tareas de pintura. Luego, eso no va a ser posible.

La demora en la tramitación previa correspondiente -¿cuándo se inició la licitación para la adquisición de la pintura?- ya obligó a modificar la fecha de reapertura, anunciada en los exteriores del Lago, de modo que se pasó del sábado 9 de junio (día reservado para la prueba atlética) al lunes 18. Se supone que debieron andar con prisas en el Ayuntamiento -no es descartable una intervención de esas apurada y casi implorante por parte de algún máximo responsable- para hallar alguna solución de emergencia. Con prisas y tal, para evitar otro desafuero lacustre. Hasta habrá surgido un dilema: si abren la fuente sin pintar, el descascarillado -ya apreciable- se agravaría. La organización ¿será resarcida? ¿Habrá un cambio de escenario? ¿Y qué hacer con el resto de las instalaciones? ¿Funcionarán las motobombas de captación de agua, por solo citar un problema de los que abundan desde hace tiempo?

Se puede añadir más preguntas, desde luego (horarios, jacuzzi, utensilios, accesos, prestaciones…), pero lo apremiante es que la desidia o la insensibilidad, como dijimos, hayan propiciado una disfunción que puede tener repercusiones. De ahí, el planteamiento inicial: más fundamento, más dedicación, seguimiento de compromisos y de planes de obras. De no hacerse así, el complejo seguirá languideciendo para desespero de unos pocos que comprueban cómo no se cuida ni se atiende lo que es patrimonio colectivo y tiene calificación de Bien de Interés Cultural (BIC).
Y luego hablando de plan integral. Un poquito de por favor, aunque esto no sea para tomárselo a risa. Que esto duele, señoras y señores. 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario