Cultura

CULTURA | Los alumnos de pintura de Bellas Artes exponen sus trabajos de fin de grado

EBFNoticias | La sala anexa al Centro de Arte La Recova acoge, desde este jueves 7, la tradicional exposición de alumnos del ámbito de pintura de Bellas Artes de la Universidad de La Laguna (ULL). En esta ocasión la muestra, que lleva por título genérico ‘Pintura 2018’, se compone de 30 cuadros de diferentes formatos entre los que predominan la pintura acrílica y al óleo sobre lienzo, aunque en cada una de ellas se resalta las peculiaridades creativas de cada artista. El tercer teniente de alcalde y concejal de Cultura, José Carlos Acha, será el encargado de inaugurar esta iniciativa, que podrá ser visitada hasta el día 30.

Los alumnos seleccionados en el curso 2017/2018 por sus trabajos fin de grado que exponen en esta muestra son Federicca Furbelli, Borja González Yanes, Amalia Izquierdo González, Eduardo López Franquis y Meritxell Santana Santana.

Durante los diez últimos años, el ámbito de pintura del Departamento de Bellas Artes ha presentado y divulgado la creación pictórica realizada por nuestros jóvenes creadores en el seno de la Universidad. Sabina Gau, Narciso Hernández, Ángeles Tudela, Susana Guerra, Atilio Doreste y Severo Acosta, doctores del área de pintura, se han planteado como objetivo principal mostrar los diferentes lenguajes pictóricos que han desarrollado los alumnos. Estas experiencias artísticas se caracterizan por la diversidad y pluralidad de los planteamientos vinculados al arte que se hace hoy en día.

Federicca Furbelli se refiere a sus creaciones artísticas como una «poética de la mirada hacia la recuperación de la observación, la sutil atención sensible, la necesidad de muchos más amaneceres, en un contexto que empuja hacia una racional ceguera de los sentidos en un vivir influenciado por el alrededor». En su opinión, su obra cuenta el tiempo quitado a la naturaleza primitiva, a la expresividad individual frente a la superficial homogenización urbanita de nuevos nativos digitales.

Borja González Yanes presenta una reflexión pictórica sobre la situación psicológica en la que se ven influenciadas las personas en un entorno de soledad, tanto física como mental. El primer objetivo de sus creaciones es la representación metafórica de la soledad como la oscuridad que engulle las formas (el olvido). El segundo objetivo es el de romper la imagen con las sombras obligando al espectador a completar las figuras a través de su propia memoria, introduciéndolos en la obra permitiéndoles impregnarse de ella.

Amalia Izquierdo González se centra en el concepto de máscara que abarca dentro de la modernidad ocultar nuestra realidad bajo imposiciones sociales que nos muestran como atractivas. En antítesis a este concepto su propuesta está influenciada por el estado primitivo del humano, «mostrando rostros de personas que me rodean y sintiendo esas emociones contenidas bajo pinturas faciales, inspiradas en culturas tribales mayormente africanas». La artista defiende el buen uso de la máscara ya que podemos hacer que esta contenga grandes poderes con los que poder transformarnos y liberarnos.

Eduardo López Franquis busca romper con las formas tradicionales de abordar el género del retrato. A través de la deformación y fragmentación de la imagen, del uso de composiciones menos convencionales y de la aplicación de grandes masas de color, trata de componer la imagen, potenciando esos contrastes internos entre todos estos elementos.

Meritxell Santana Santana nos muestra, mediante colores vivos y el uso de la línea, una reflexión sobre la vida y la muerte, capturando mediante el color, la belleza y el impulso vital. A modo de símbolos utiliza el cuerpo humano, formas de inspiración vegetal, calaveras y huesos. Estos elementos los abstrae y crea composiciones en las que la intención es crear una especie de ‘memento morí’ (frase latina que significa ‘recuerda que morirás’), queriendo con esto mostrar la fragilidad de la vida y la presencia de la muerte.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario