FIRMAS Salvador García

¡Guerra al plástico! (I) | Salvador García Llanos

Se aproxima la conmemoración del Día Mundial del Medio Ambiente (5 de junio) y aunque la primavera ha tenido episodios auténticamente invernales, el verano se echa encima. El gran enemigo es el plástico. Imágenes recientes de la existencia de verdaderas montañas de plástico en zonas costeras, orillas del mar o de lago y en la desembocadura de los ríos han generado un verdadero impacto, tal es así que instituciones y empresas ya están reaccionando y están haciendo frente con distintas medidas, consistentes, sobre todo, en la supresión de productos de este material de un solo uso.
 
La Comisión Europea también toma la iniciativa. La cantidad creciente de residuos de plásticos en mares y océanos obliga a la adopción de nuevas normas para esos productos de un solo uso, así como para los artes de pesca perdidos y abandonados. Se calcula que tales productos representan el 70 % de todos los residuos marinos, casi tres cuartas partes. Las nuevas normas son proporcionadas y han sido concebidas para obtener los mejores resultados. Ello quiere decir que se van a aplicar medidas diferentes a productos diferentes. Según se ha sabido, se prohibirá la comercialización de productos de plástico de un solo uso para los cuales hay alternativas asequibles. En el caso de que no existieran tales alternativas, el objetivo será limitar su uso imponiendo un criterio de reducción del consumo a escala nacional; aplicar requisitos de diseño y etiquetado e imponer obligaciones de gestión y limpieza de residuos a los productores. Esta nueva normativa situará a la Unión Europea en la delantera en una cuestión con implicaciones mundiales.
 
Hay dos declaraciones de dirigentes europeos muy ilustrativas. El vicepresidente Frans Timmermans, responsable de Desarrollo Sostenible, después de remarcar el papel de la Comisión en los grandes asuntos, entre los que incluyó el que nos ocupa, advirtió que “esos residuos acaban en nuestro aire, nuestros suelos, nuestros océanos y nuestros alimentos”. Afirmó que “vamos a prohibir algunos de esos artículos y los sustituiremos por alternativas más limpias, de manera que los consumidores puedan seguir usando sus productos favoritos”.
 
La otra manifestación sobre el particular es de Jyrki Katainen, responsable de Fomento del Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad. Es contundente: “El plástico puede ser un material fantástico pero tenemos que utilizarlo de una manera más responsable. Los plásticos de un solo uso no son una opción inteligente desde todos los puntos de vista económico y ambiental”.
 
En todo el mundo, según la Comisión Europea, los plásticos representan el 85 % de la basura marina, por lo que es indispensable afrontar los problemas derivados de su fabricación y uso. Eso creará nuevas oportunidades de innovación, competitividad y empleo. Después de haber acometido decididamente este problema en el año 2015, el 72 % de los europeos, según el Eurobarómetro, afirma haber reducido el uso de las bolsas plásticas (continuará).

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario