FIRMAS Francisco Pomares

A babor | Una enorme carcajada | Francisco Pomares

Santiago Negrín, después de abrir ante notario los sobres con las ofertas presentadas al negociado para la adjudicación del servicio de informativos de la tele canaria, de descartar por un error técnico la oferta presentada por Numtium-TV, y de realizar la baremación de las dos ofertas restantes, decidió ayer adjudicar a la empresa Videoreport -por 96 puntos frente a 90 de la oferta de Liquid Media- el disputado contrato de 144 millones de euros, por el que Videoreport viene litigando contra la Televisión Canaria y el propio Negrín desde hace meses. De hecho, el procedimiento de adjudicación -en todas sus fases- se encuentra en estos momentos sometido a varios recursos presentados precisamente por la vencedora de la adjudicación -Videoreport- por considerar -además de otras irregularidades denunciadas- que Negrín, constituido en órgano unipersonal de contratación, no está legalmente capacitado para adjudicar.

Se trata de una situación bastante surrealista: la empresa hasta ahora concesionaria de los informativos, que resultó hace diez años vencedora de un negociado también adjudicado unipersonalmente por Willy García, estaba tan convencida de que no podía ganar el concurso actual, dada su posición hipercrítica con el Gobierno, que desarrolló una estrategia, mantenida durante casi un año, destinada a evitar la adjudicación, con recursos continuos a todas las decisiones adoptadas por Negrín y la tele. Tras el fallo, que ahora le favorece, se enfrenta Videoreport al hecho de que -si prospera alguno de los recursos presentados por ella misma, por ejemplo la petición de que se suspenda cautelarmente la adjudicación- podría perder el contrato.

Da risa: Videoreport se convierte en el principal obstáculo para que se adjudiquen a Videoreport 144 millones de euros. Surrealismo en estado puro. Mientras, habría que recordar a quienes se sumaron a la estrategia de Videoreport de reventar la adjudicación, alegando que el concurso estaba preadjudicado por Santiago Negrín a sus amiguetes. De escándalo calificaron el procedimiento Asier Antona y Luz Reverón. Román Rodríguez llegó a amenazar a Santiago Negrín con la Guardia Civil si adjudicaba el concurso. Se compró a un diputado socialista para que evitara la elección de los miembros sustitutos del Consejo Rector. Se acusó de parcialidad a miembros de la mesa de contratación, a empleados de la tele? Todo para que el concurso no fuera adjudicado y forzar la renovación fraudulenta del contrato a Videoreport, convencida de que nunca sería la adjudicataria.

Pero en apenas un rato de comparación de ofertas, ha quedado demostrado que la mejor es la que presentó el actual adjudicatario. Muchos dijimos que podía ocurrir, porque el actual adjudicatario no tiene que hacer las mismas inversiones que los otros, y puede introducir mejoras. Eso es lo que ha ocurrido. ¿Y ahora? Ahora habrá que esperar a ver si Videoreport se ha disparado un tiro en la cabeza, y si sus cómplices en la campaña de linchamiento político y moral de Santiago Negrín van a pedir disculpas, ahora que está de moda que se elija entre disculparse o dimitir.

En fin, yo sigo pensando que es una vergüenza que los informativos de la tele no los haga la tele. Deberían de ser de gestión pública: ahorraríamos en ponzoña, surrealismo y ridículo. Aunque nos reiríamos menos, eso sí.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario