Cultura Defensa SANTA CRUZ SOCIEDAD

SANTA CRUZ | Inaugurada la exposición ‘Santa Cruz de Tenerife, de lugar y puerto a ciudad’

EBFNoticias | El Centro de Arte La Recova acoge, desde ayer miércoles y hasta el próximo 29 de julio, la exposición ‘Santa Cruz de Tenerife, de lugar y puerto a ciudad. ‘Nelson´s limit on/Gutiérrez-Nelson’, una retrospectiva con objetos históricos, maquetas, cuadros, láminas, trajes, documentos y paneles informativos.

La exposición se realiza con la colaboración del Organismo de Museos y Centros del Cabildo de Tenerife, el Museo Histórico Militar de Canarias, el Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Municipal de Santa Cruz, así como otras instituciones privadas y aportaciones de particulares.

La muestra se centra en la Gesta del 25 de Julio de 1797, enmarcándola en el contexto histórico y social en que se produjo, al tiempo que repasa parte de la historia de Santa Cruz desde su fundación. Entre los objetos originales que se exhiben destacan la talla de la Virgen de la Consolación, de finales del siglo XV; el cañón ‘El Torpe’, que participó en la defensa de Santa Cruz frente a la escuadra de Nelson; la mesa en la que se firmó la capitulación de las fuerzas inglesas; escudos de piedra del antiguo castillo situado en lo que hoy es la plaza de España; así como escopetas, catalejos, espadas, pistolas y una botella de malvasía de la época, entre otras curiosidades.

Legado histórico

Gran parte de la exposición ‘Santa Cruz de Tenerife, de lugar y puerto a ciudad. ‘Nelson´s limit on’ rememora la denominada Gesta del 25 de julio de 1797, cuando las defensas artilleras, el batallón de Infantería, los regimientos de las Milicias Canarias, los marineros franceses de la fragata ‘La Mutine’ y el pueblo de Santa Cruz, bajo la dirección del comandante general de Canarias, Antonio Gutiérrez, derrotaron a las tropas al mando del almirante Horacio Nelson en su intento de ocupar el puerto y plaza de Santa Cruz de Tenerife. Asimismo, la muestra también hace un recorrido por parte de la historia de la capital desde que las huestes de Fernández de Lugo desembarcaron en Puerto Caballos y plantaron la cruz de la conquista en la playa de Añazo.

El visitante podrá contemplar interesantes objetos procedentes de instituciones públicas y privadas y de coleccionistas particulares, entre ellas de Cayetano Gómez Felipe y de la familia Del Hoyo Solórzano. El recorrido histórico concluye con la Real Cédula de Carlos IV emitida en 1803 por Carlos IV, otorgándole a Santa Cruz los títulos de ‘Muy leal, noble e invicta’.

La iniciativa ha brindado la oportunidad de sacar a la luz tesoros ocultos o poco conocidos y ha permitido volver a investigar en el pasado, consultando algunos documentos conservados en la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife y el Archivo Municipal de La Laguna, institución esta última que alberga el archivo del antiguo Cabildo o Corregimiento de la isla de Tenerife.

La muestra se ha articulado en dos grandes ámbitos: ‘del mar a Santa Cruz’ (zona de los ingleses) y ‘de Santa Cruz al mar’ (zona de las tropas españolas). En uno de los laterales de la sala de exposiciones se hace un detallado recorrido por los acontecimientos de la Gesta, desde el 21 de julio cuando se avista la escuadra inglesa hasta después de la victoria española. En el otro lateral se recuerdan acontecimientos destacados de la historia de Santa Cruz, desde su fundación hasta el momento en que, después de la Gesta del 25 de julio de 1797, adquiere la condición de villa exenta de la jurisdicción del Ayuntamiento único de San Cristóbal de La Laguna.

En esta zona se tratan aspectos como el lugar y detalles del desembarco de Fernández de Lugo, el primer puerto, el reglamento del comercio canario-americano de 1718, el nuevo puerto, el comercio y el hito de la Casa de la Aduana, el desarrollo urbanístico, la sociedad, Santa Cruz en los albores de la revolución francesa, el Tratado de San Ildefonso y, finalmente, la jurisdicción exente de San Cristóbal de La Laguna.

Tradicionalmente se ha considerado que la historia de la ciudad ha sido una constante lucha para ganarle terreno al mar y salvar barrancos, especialmente a partir del siglo XVIII, que es cuando comienza a expandirse. Santa Cruz se ve engrandecida por sus heroicas defensas contra los ataques de Blake, Jennings y, de manera muy especial, el de Horacio Nelson, que tuvo tal impacto que, a partir de ese momento, eclipsó todos los acontecimientos transcurridos con anterioridad. El regidor perpetuo de Tenerife y síndico personero general de la isla, Lope Antonio de la Guerra y Peña, ya lamentaba en 1760 la importancia que iba adquiriendo el comercio en Santa Cruz, con el apoyo de los comandantes generales, en detrimento de la ciudad de La Laguna, en aquella época Ayuntamiento único de la isla.

Sin duda alguna, la decisión del comandante general Fernández de Villavicencio y Cárdenas, marqués de Vallehermoso, de establecer su residencia fija en Santa Cruz de Tenerife tuvo mucho que ver en el pesimismo que se deja entrever en la reflexión de Lope Antonio de La Guerra y que fue únicamente una entre las muchas formuladas desde el, por aquel entonces, ayuntamiento único de la isla. 

El traslado de residencia se produjo al comprobar las posibilidades comerciales de Santa Cruz, sobre todo a partir de 1718, cuando su puerto, al amparo del reglamento del comercio canario-americano se convirtió en el único autorizado para el tráfico con América.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario