FIRMAS Jesús Pedreira Calamita

Black Panther | Jesús Pedreira Calamita

En la reciente ceremonia de entrega de los Oscars 2018 la película estadounidense “Black Panther” no obtuvo ningún galardón. Todos los honores correspondieron a “La forma del agua” del mexicano Guillermo del Toro como director, y a “Tres anuncios en las afueras” por el premio a la mejor actriz Frances McDormand y Sam Rockwell mejor actor secundario, además de Gary Oldman, que en su papel de Winston Churchill en el filme “El instante más oscuro” logró el de mejor actor principal.

Pero la resonancia de “Black Panther” ha sido extraordinaria, tanto que la portada de la trascendente revista Time, ha incluido en la misma al actor protagonista del filme Chadwick Baseman. “Black Panther” es una película basada en el superhéroe del cómic de  Marvel del título homónimo. Era, quizás, en el siglo XX el primer prototipo de cómic de héroe negro.

La película tiene muchísimos atractivos. Desde el diseño futurista afro de Ruth Carter hasta la megaciudad creada por Hannan Beachler. “Black Panther” tiene, además, una amplia visión y conciencia social, la que deben de tener las potencias más importantes del mundo, y su consecuente obligación moral, incluída la política con los refugiados de países pobres, teniendo en cuenta su superioridad tecnológica y científica, para intentar un mundo mejor.

La invención de un país africano aislado “Wakanda” que posee un valioso instrumento, el potente metal conocido como “Vibranium”, que lo convierte, de facto, en el país más poderoso de la tierra, pero la inmensa riqueza es desconocida para el resto del mundo, y guardada en secreto.

En la película hay un rey -que es asesinado en un acto terrorista-, un hijo de ese rey que intenta ser coronado, y un sobrino del rey que quiere disputarle a su primo el cetro del reinado y hacerse con todo el poder. Michael B. Jordan -que obviamente no es el mítico jugador de la N.B.A.- interpreta este último papel. Curiosamente su segundo nombre Bakari en swahili significa “noble promesa”.

Las escenas de “Black Panther” incluyen excelentes combates cuerpo a cuerpo, muchas de los cuales tienen lugar en escenarios acuáticos sagrados. Algunas de las escenas son terroríficas, y las mujeres guerreras, la élite de las guardaespaldas del Rey de Wakanda -con sus cabezas rapadas- también irrumpen con inusitada violencia.

 Una de las características principales de “Black Panther”, desde la primitiva concepción de su guión, es la numerosa e importante cantidad de roles de actores y actrices de color, casi todos en papeles principales. Sólo los actores blancos Andy Serkis y Martin Freeman forman parte de papeles relevantes. Estamos acostumbrados a la preponderancia de roles de actores y actrices blancos -sobre todo en los papeles protagonistas- lo que conlleva a que tengamos una visión blanca de la realidad  Ello ha hecho -y vuelve a repetirse en este filme- que muchos de los afroamericanos no se sientan estadounidenses.  Hasta el momento la película es considerada una de las mejores del llamado Universo Cinematográfico de Marvel, principalmente por su contención de elemento africanos.

“Black Panther” muestra lo que es ser negro hoy en Estados Unidos y en África. Ni Thor ni Capitán América pueden reflejar en los comics el pensamiento afroamericano. Cuando se publicó por primera vez a mediados de los años 60 del siglo XX, el 41% de los afroamericanos que vivían en USA estaban en el umbral de pobreza de un país del Tercer Mundo. Actualmente, según datos de la Reserva Federal del año 2016, el ingreso medio de un afroamericano es de 17.600 dólares, mientras que el de un blanco norteamericano es de 171.000 dólares. 

La película, por otro lado, se mueve exclusivamente en un mundo fantástico. Es una visión de lo que desean los afroamericanos que sea Estados Unidos. Es la visión de un superhéroe negro que tiene la oportunidad de cambiarlo todo.

A mejor obviamente.

 Jesús Pedreira Calamita es presidente de TuSantaCruz

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario