FIRMAS Marisol Ayala

La escuela sonora | Marisol Ayala

Fuente: Blog de Marisol Ayala

El 15 de febrero de 1965 una voz de mujer anunció el nacimiento de Radio Ecca; ella y otros tres docentes ejecutaban así la idea de un jesuita que se empeñó en usar la radio contra el analfabetismo en Canarias. Habrá que decir que gracias a Antonio Torres, Maru Alburjas, Mari Sánchez y José M. Sáez en los años sesenta / setenta los canarios hallaron en ese dial una luz en la oscuridad de la cultura básica, de las cuatro reglas. Canarias vivía en el analfabetismo. Estos días Ecca cumple 53 años de existencia. Esos cuatro docentes y otros tantos, fueron el brazo ejecutor de aquella idea revolucionaria que en 1962 trasladó a Gran Canaria el jesuita Villen Lucena y que pretendía «enseñar a leer, escribir y hacer las cuentas» por la radio; con el profesor dictando lecciones en un lugar de Las Palmas de Gran Canaria y el hipotético alumno escuchándolo en un chamizo de Tejeda, pongamos por caso.

Ecca debutó con 277 alumnos captados en parroquias, barberías, de casa en casa, hasta alcanzar miles que a lo largo de los años muchos acabaron siendo profesores de la emisora que nunca traicionó su ideario; ni publicidad, prioridad a los desfavorecidos y máximo respeto al alumno que llamaban «señor o señora alumno / a». Ellos contaron así los inicios de una aventura en la que no creían. «Teníamos veintipocos años, así que cuando Villen explicó que en Córdoba había implantado eso de dar clases por la radio nos moríamos de risa. Si en ese instante nos dicen que esto iba a funcionar 50 años no lo creemos». Y así fue. Cuando en 1962 llegó a Canarias se acercó a personajes con poder económico. A ellos les habló de iniciar una obra social, impartir clases en zonas de analfabetismo, pero se guardó bien mencionar que no lo haría a través de una emisora.

Aunque le ayudaron no fue lo suficiente para hacer realidad lo que quería; una emisora vehículo de cultura. Entonces alguien le dio un consejo, hablar con la marquesa de Arucas «que le gusta ayudar a los demás…»

Ella aportó un cheque de 2.000.000 de pesetas del año 1964 y ya entonces Villen buscó maestros jóvenes, con ganas de trabajar y ganar poco. Así que el día 15 de febrero de 1965 a las 6 de la tarde se escuchó por primera vez una voz en Radio Ecca. Era una mujer. Era Maru: «Muy buenas tardes, señor alumno».

La maestra estaba en la radio. Revolucionario.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario