FIRMAS Salvador García

Turismo, las actuaciones que vienen | Salvador García Llanos

Habrá que poner atención a la recuperación de los destinos turísticos del área mediterránea durante el presente año pues, de producirse, se plantea como uno de los factores que condicionará el mantenimiento de la afluencia de visitantes a Canarias. El Cabildo de Tenerife, en un informe en el que se alude a los retos para 2018, admite que se va a producir una reducción de los flujos de los principales mercados emisores.
 
Eso significa que la isla deberá consolidar los productos creados y cualificar la oferta, así como continuar con actuaciones de equipamiento para desarrollar nuevas opciones. Entre tales actuaciones ha de figurar, desde luego, la mejora de la infraestructura viaria terrestre (las molestias ocasionadas a los turistas, especialmente en las salidas, son cada vez más elevadas) y las medidas que se adopten para superar las consecuencias del cierre nocturno del aeropuerto ‘Reina Sofía-Tenerife Sur’ durante casi tres meses. Según se ha informado, la compañía Ryanair ya ha suspendido algunas líneas y vuelos. En el informe cabildicio, en efecto, se plantea como una contribución “a mejorar la movilidad en la isla”.
 
Hay otros objetivos de los que debemos ocuparnos, como la construcción de un nuevo terminal para el citado aeropuerto. Hasta ahora mismo -y el cierre nocturna temporal lo corrobora- se ha venido hablando de la segunda pista como actuación prioritaria. Se supone que la actuación se podrá compatibilizar, siquiera por fases. Es evidente que se trata de una inversión millonaria y que obligará a un esfuerzo considerable de las administraciones competentes. El propio Cabildo reconoce que “se trata de una infraestructura vital para la isla”.
 
Como vital es “maximizar los beneficios del turismo en términos de rentabilidad y empleo” pues la opinión pública está muy sensible al no entender bien que los crecimientos no se correspondan con más empleo, aumento retributivo y mejores condiciones laborales. Este asunto hay que ligarlo a una asignatura que sigue estando pendiente: la formación adecuada a las necesidades del sector. Este hecho no puede prolongarse como freno. Algunos empresarios se quejan de carencia de mano de obra cualificada, razón que obliga a sensibilizar y a esmerarse, sobre todo en todo lo que se pueda flexibilizar para acceder al mercado de trabajo.
 
Más retos que el Cabildo y Turismo de Tenerife se plantean como tales: la renovación alojativa y las inversiones para la mejora de los espacios públicos. Ambas determinaciones son fundamentales para lograr un producto competitivo que atraiga a más inversores y a más turistas. No olvidemos el desarrollo tecnológico del sector.
 
En fin, que hay mucho que hacer. Está bien eso de no dormirse en los laureles. Es de nítida aplicación, turísticamente hablando.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario