INTERNACIONAL NACIONAL SOCIEDAD Turismo

UNA ISLA AL SUR | Las claves del turismo para 2018

Foto: Cedida por Open Comunicación

EBFNoticias | Ángel Alonso | Siempre resulta positivo para cualquier industria o actividad profesional, el saber con antelación cuales van a ser las tendencias y las preferencias de sus potenciales clientes para la próxima temporada. En el sector turístico saber de antemano esa información es prioritario y por eso se hacen costosos estudios analizando para ello numerosos factores y datos. El objetivo es intentar saber, con tiempo suficiente, lo que va a interesar a los futuros viajeros. 

El detalle más destacado a tener en cuenta para el año que acaba de comenzar, es que la tecnología no solo se ha implantado definitivamente sino que, además, está cambiando los hábitos del turista… Cada vez se planifica menos y se deciden ofertas y destinos a última hora con la mayor y más actualizada información que pueden ofrecer las web y aplicaciones móviles que, en tiempo récord, pueden organizar el viaje perfecto de forma fácil y cómoda para el usuario. Además, ya casi nadie se aventura a contratar cualquier estancia o servicio sin haber reunido todos los datos necesarios a través de internet e, incluso, haber realizado una vista previa en realidad virtual… Cada vez más, todo estará a golpe de móvil.

Por su parte, las redes sociales irán aumentando su importancia como punto de encuentro de futuros turistas, con usuarios que ya han hecho uso de los servicios de que se trate, dejándose aconsejar de los comentarios y opiniones de éstos. Esta tendencia obliga al sector turístico a mantener su calidad en todo momento y, también, a estar presentes en esas mismas redes sociales, aportando transparencia y una interacción positiva con los clientes, capaz de aportar una valiosa información sobre gustos, preferencias y sugerencias para mejorar la oferta.

En cuanto al tipo de turismo que continuará creciendo durante el 2018, está cogiendo mucho auge el conocido como turismo de cultura pop, que es el que tiene que ver con la peregrinación a aquellos lugares y escenarios en los que se han rodado películas o series de televisión con grandes audiencias como, por ejemplo, Juego de Tronos. En esta modalidad podría encuadrarse también el turista que asiste a grandes eventos deportivos… En esta ocasión, el Mundial de Fútbol de Rusia.

Otra variante que cada vez atrae a un mayor número de viajeros es el llamado turismo de salud, que consiste en buscar el descanso y la evasión en entornos naturales de gran belleza, en los que poder realizar caminatas y excursiones, disfrutar de un relajante spa o de unas magníficas aguas termales, poder practicar algún tipo de deporte o actividad, e incluso, recibir algún tratamiento de belleza o de desintoxicación… Dentro de este apartado también se incluyen las visitas a paisajes protegidos y parques naturales en los que el turista buscaría una especie de reconciliación con el medio ambiente.

Siguiendo el sentido ascendente del pasado año, están las conocidas escapadas, ya sean de fin de semana o aprovechando algún puente, o, simplemente, eligiendo algún festivo en el calendario para ir en familia a visitar algún parque temático, o reservar una casa rural entre un grupo de amigos, buscando principalmente la diversión con ambas experiencias.

Pero aprovechando que 2018 ha sido declarado Año Europeo del Patrimonio Cultural, resulta obligado apostar por el llamado turismo cultural que, si bien ha venido creciendo en los últimos tiempos, se espera un aumento importante para los próximos meses. Hay que tener en cuenta que, además visitar la población, monumentos, museos, asistir a espectáculos, etc., el turista aficionado también busca el disfrutar con una buena gastronomía y saborear los vinos, cervezas y licores, o cualquier tipo de especialidad de la región a visitar.

Todo hace indicar que, continuando con la tendencia del año anterior, 2018 será una buena campaña para la industria turística. Pero también hay que ser conscientes que, en cualquier momento todo puede cambiar… El turista, en general, busca tranquilidad y, sobre todo, seguridad. Un atentado terrorista, un entorno más o menos hostil hacia el visitante, un clima de inestabilidad política o, simplemente, una merma en la calidad de los servicios y una subida injustificada de precios, pueden hacer que el potencial viajero cambie de opinión y varíe en el último momento su destino vacacional.

La importancia que la industria turística tiene para el PIB de cualquier país (para España el 11,2% en el último ejercicio), reclama un tratamiento especial por parte de autoridades y de responsables de la Administración, pero también del esfuerzo y concienciación del resto de la población… No en vano, en ello va una importante cantidad de puestos de trabajo con el consiguiente desarrollo económico… Pero también está juego la marca del país de que se trate, algo tremendamente importante, aunque un poco más intangible y que tiene que ver con el prestigio y capacidad para ocupar un buen lugar dentro de la comunidad internacional.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario