FIRMAS Salvador García

Un millón de kilos de plátanos | Salvador García Llanos

La noticia llama la atención, claro que sí: los plataneros canarios destruyeron días pasados, por decisión de ASPROCAN, la organización agrícola que los agrupa, y con la autorización de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, un millón de kilos de fruta.

La cosa tiene su explicación: el exceso de calor en los pasados meses de septiembre y octubre y el ya cercano puentes de la primera semana de diciembre han aconsejado llevar a cabo unapica, término con el que se conoce la retirada de la futa del mercado y, por consiguiente, su destrucción. Según los datos que se han conocido, la cantidad alcanza un 10 % de la producción, es decir, alrededor de un millón de kilos de la marca de corte semanal (en total, unos diez millones), no serán comercializados.

Y es que se produce una doble circunstancia: el exceso de oferta y la voluntad de evitar la caída de precios en la península. Hay antecedentes: en noviembre de 2010 ya se registró una inutilización de parte de la producción. La paradoja es que ese período es considerado como el de mejor cotización de los precios en el continente.

Según parece, muchos agricultores se han visto algo sorprendidos por la medida, precisamente porque nos encontramos en los meses del año de mejor comportamiento comercial. Claro que también se reconoce que al haberse adelantado el proceso de maduración de la fruta que debe ser cortada, ello influye en el aumento de la cantidad reducida, parte de la cual es objeto de la citada pica. Lo normal es que, en esta época del año, la marca esté en torno a los siete millones de kilos por semana: si ahora se han alcanzado los diez, el exceso es evidente. Fuentes del sector platanero han señalado que, de mantenerse ese nivel de recolección, lo consecuente sería mantener esa pica.

Parte de la fruta que se va a destruir y no se comercializa es destinada al Banco de Alimentos para atender necesidades asistenciales y alimenticias.

Muchos consumidores se han visto sorprendidos por esta noticia, hasta el punto de que una encuesta llevada a cabo por el diario digitalcanariasahora.com, en la que se preguntaba si “cree necesaria la ‘pica’ de plátanos para reducir el exceso de oferta y evitar la caída de precios”, un 58 % respondió negativamente frente al 39 % que dijo ‘sí’, mientras un 2 % no supo o no contestó.

Comoquiera que sea, y entendiendo medidas supuestamente proteccionistas y competitivas de la fruta, la destrucción de un millón de kilos de plátanos, cuando tanta gente necesitada hay, es delicada. Y aunque se haya explicado bien, con razones convincentes, cuesta aceptarlo

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario