FIRMAS Salvador García

¡Vaya con la recarga eléctrica! Cinco años después | Salvador García Llanos

Simple curiosidad, de verdad.
 
El 24 de noviembre de 2017 se publica una información con este título:
 
“El Ayuntamiento inaugura el nuevo punto de recarga para vehículos eléctricos”. Subtítulo: “Los usuarios de automóviles o motos eléctricas pordrán realizar la recarga en la plaza de estacionamiento reservada, situada en la calle Santo Domingo”. Por supuesto, foto que acompaña. Plácemes y sonrisas.
 
El 8 de octubre de 2012, en ‘Diario de Avisos’ aparecía una información titulada:
 
“Puerto de la Cruz estrena el primer punto para recargar coches eléctricos”. Foto adjunta del concejal de la época, con la instalación en el mismo punto de la información de 2017. Que se sepa, un solo vehículo utilizó el punto de recarga.
 
Repasando los textos, se descubre una coincidencia, como si el tiempo no hubiera pasado, como si el mercado no hubiera experimentado ningún tipo de fluctuaciones o como si los presupuestos no hubieran sido modificados:

El coste en 2017 se ha elevado a 9.491 euros, de los que 2.600 han sido subvencionados por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), del ministerio de Industria, Energía y Turismo. El resto ha sido financiado por el Consorcio Urbanístico para la Rehabilitación de Puerto de la Cruz, “teniendo en cuenta las propuestas contenidas en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS)”.

En 2012, la información de ‘Diario de Avisos’, después de precisar que en la iniciativa habían participado ni más ni menos que tres concejalías (Hacienda, Patrimonio y Nuevas Tecnologías; Urbanismo y Medio Ambiente y Movilidad y Transporte), detalla que el “coste es de 9.491 euros, de los cuales 2.600 serán subvencionados por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), del ministerio de Industria, Energía y Turismo, (…, probablemente aquí un error de composición de texto; debía decir el resto) es del Consorcio Urbanístico para la Rehabilitación de Puerto de la Cruz, “teniendo en cuenta las propuestas contenidas en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS)”.

Simple curiosidad, ciertamente. O sea, aquí hay algo raro a la hora de informar sobre la actualización del punto de recarga. Este no debió funcionar jamás. Ahí quedó, para curiosidad de los viandantes, sobre todo. Y ahora, ha servido el mismo expediente con el mismo gasto público, si acaso, cambiando el poste. Lástima que la buena voluntad de querer reponer o hacer que funcione de verdad se haya visto emsombrecida por una extraña duplicidad, incluso presupuestaria.

Pasaron cinco años entre un hecho y otro. Será que la vida sigue igual. Bueno, cambiando de postes.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario