FIRMAS Juan Miguel Munguía Torres

Pluriempleo y concurrencia desleal | Juan Miguel Munguía Torres

En nuestro ordenamiento jurídico el pluriempleo está permitido, es decir, la posibilidad de que el trabajador por cuenta ajena se dedique por su cuenta a negocios o actividades o preste sus servicios para una tercera empresa, lo que no cabe es que esa segunda actividad del trabajador, salvo que cuente con autorización expresa de su empleador, compita o concurra ilícita o deslealmente con la empresa. Así, no toda actividad adicional es concurrencia desleal, pero sí lo es aquella en la que el trabajador puede desviar clientela, o aprovechar conocimientos adquiridos en la empresa a la que hace competencia, o prevalerse de la información que ha podido proporcionar o proporciona la presencia en el interior de ésta El artículo 21.1 del Estatuto de los Trabajadores, señala: “No podrá efectuarse la prestación laboral de un trabajador para diversos empresarios cuando se estime concurrencia desleal o cuando se pacte la plena dedicación mediante compensación económica expresa, en los términos que al efecto se convengan”.

La jurisprudencia ha considerado competencia desleal, entre otros, supuestos vender en provecho propio productos no comercializados por la empresa en que trabaja, aparentando que actúa por cuenta de ésta última; constitución con otros socios de una sociedad haciendo coincidir los objetos sociales de ésta y de la empresa donde trabaja; el desvío de subcontrataciones a otra empresa de la que es socio la mujer del trabajador. Es decir, existirá «concurrencia desleal» cuando se utilicen los conocimientos adquiridos en una empresa para favorecer la actividad de la empresa concurrente o para desviar la clientela de una a otra. Por lo que cuando no se utilicen los conocimientos adquiridos en la empresa, no existirá concurrencia desleal. Igualmente la jurisprudencia ha mantenido que la concurrencia ha de ser habitual, no bastando con una actuación esporádica para la calificación de desleal. Por ejemplo, la Administración madrileña ha prohibido en los pliegos del curso 2017-2018 a las empresas que concursen al transporte escolar la contratación en pluriempleo de trabajadores que trabajen en otras empresas del sector pues se trata de una cuestión de seguridad ya que no permite conocer si el conductor cumple la legislación de tiempos de conducción y descanso exigida para el transporte discrecional, y máxime si hablamos de transporte escolar y de menores. Y porque la contratación en régimen de pluriempleo abarata los costes de las empresas que lo realizan. Gracias a tener unos costes laborales bajos, pueden ofertar unas tarifas de los servicios también mucho más bajas.

Cabe afirmar que el pluriempleo en España no es una situación nueva. Sin embargo, con el deterioro del mercado laboral, cada vez hay más personas con empleos a tiempo parcial y que recurren al pluriempleo para llegar a fin de mes. El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) define el pluriempleo como “la situación del trabajador por cuenta ajena que desarrolla su actividad en dos o más empresas del mismo régimen de la Seguridad Social”. Así, si un trabajador es pluriempleado, debe comunicarlo a la Tesorería General de la Seguridad Social para que distribuya los límites de cotización entre las empresas en las que trabaje. Los trabajadores pluriempleados deben comunicar su situación a las empresas para las que trabajan, además de a la Dirección Provincial de la Tesorería General de la Seguridad Social. Tener en cuenta que hay actividades en las que el pluriempleo está prohibido por convenio. O también puede darse que al firmar un contrato con una empresa haya un acuerdo de exclusividad. Aunque parezca paradójico, el fenómeno del pluriempleo se da más en países con tasas de desempleo más bajas y salarios más altos.

Así, no es extraño que España se encuentre en la cola del ránking europeo de pluriempleo. Además, según diferentes estudios, sabemos que el porcentaje de ocupados pluriempleados aumenta con el nivel educativo. En definitiva, el pluriempleo, necesidad u opción, es una alternativa laboral factible y nada complicada.

munguia@munguiaabogados.com

 

 

 

 

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario