FIRMAS Salvador García

La libertad de prensa, pugna singular en Venezuela | Salvador García Llanos

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) ha concluido, durante su 73ª Asamblea General, celebrada en Salt Lake City (Utah, USA), que durante el presente año se ha consolidado la tendencia de agresiones a la prensa, no solo desde el crimen organizado sino también desde los gobiernos y las autoridades. “Esta conducta de persecución se manifiesta en agresiones físicas que, en algunos casos, llega hasta el asesinato o intento de asesinato”, señala la SIP. Un problema añadido, según se debatió en la Asamblea, es que el hostigamiento a los medios se hace a través de las legislaciones o de los proyectos de ley y también con los gravámenes a las materias primas para anular o reducir, preferentemente, las ediciones impresas.
 
Las resoluciones de la SIP, como no podía ser de otro modo, dedican a Venezuela un apartado especial. Las circunstancias que concurren en aquel país se corresponden con la inestabilidad y la fractura social propiciadas por un régimen político totalitario. “En Venezuela, el régimen de Nicolás Maduro multiplica los mecanismos de censura-, valora la organización periodística que hace una descripción de lo que sucede. En la actualidad el solo hecho de cubrir una manifestación contra el gobierno puede ser calificado de terrorismo y el periodista queda sometido a los tribunales militares. El cierre de plantas televisoras y radiodifusoras ha continuado, así como las llamadas inspecciones técnicas a las emisoras de radio y televisión. Varias señales de cable internacionales, incluida CNN en español, han sido prohibidas en razón de sus líneas editoriales. A los periodistas extranjeros con frecuencia se les prohíbe la entrada al país sin motivo y los periodistas venezolanos deben sufrir las agresiones de civiles armados y de una Guardia Nacional bien equipada y dispuesta a utilizar la violencia indiscriminadamente para controlar desordenes. Son comunes los robos de los implementos de trabajo. Enseguida, enfrentan las dificultades para publicar sus trabajos por la falta de papel prensa o por los cierres de las emisoras. Y si logran hacerlo, corren el riesgo de verse enfrentados a una demanda judicial por motivos inexplicables”.
 
Esta resolución de la SIP, que condena la actuación del Gobierno de Nicolás Maduro por amenazar, perseguir, cerrar y establecer un marco legal contra medios de comunicación y periodistas, viene a coincidir con la desaparición de la circulación (hoy mismo) del semanarioTal Cual, dirigido por Xabier Coscojuela y fundado por Teodoro Petkoff, premio ‘Ortega y Gasset’ a la Trayectoria Profesional, reputado escritor y político que llegó a formar parte de un gobierno de Rafael Caldera. El régimen “chavomadurista” ha terminado asfixiando a un medio muy crítico, primero como diario, y luego como semanario. Coscojuela ha señalado que el Gobierno ha aplicado todo tipo de artimañas e ilegalidades para imponer su hegemonía comunicacional. “Hemos soportado todo tipo de ataques… Los juicios se han multiplicado ante una justicia que tiene una venda roja en sus ojos. Como todo lo anterior no fue suficiente, emplearon el corte del suministro de papel como otra herramienta para lograr la censura”, dijo el director de Tal Cual que anuncia una nueva etapa a partir de hoy, con un proyecto renovado, ambicioso y expansivo, capaz de dar respuestas, en el universo digital, a las demandas que plantea la sociedad venezolana.
 
No será fácil, desde luego, pero si los herederos de Petkoff ya supieron resistir, ahora tendrán que seguir haciéndolo para que la libertad de expresión y el pluralismo informativo no mueran del todo.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario