FIRMAS Joaquín 'Quino' Hernández

El bar de Pepe | Diálogo de besugos | Joaquín Hernández

Por diálogo de besugos interpretamos que es una conversación en la que los participantes no siguen una lógica con respecto a los temas y argumentos de los que se habla. Pongamos un ejemplo práctico:

-Tenemos que dialogar, el problema lo tenemos que solucionar a base de dialogo.

-Bien, dialoguemos, pero ante todo quiero que sepas que no voy a seguir adelante con mi proyecto.

-Sabes que es imposible y que tu proyecto no es viable

-Pero yo tengo la obligación de seguir con mi proyecto.

-Sabes muy bien que es imposible y tu proyecto no se realizará con nuestro permiso.

Y así, como la historia interminable, puede pasar horas, días, semanas, meses, años, siglos y el dialogo seguirá siendo el mismo, o sea un dialogo entre besugos.

Después de la boutade (y con esta última ya son varias las cabronadas y el insulto a la inteligencia humana de Puigdemont y su cuadrilla) del pasado día 10 en el Parlament de la Generalitat de Catalunya, se ha hecho patente la necesidad de un dialogo, profundo, sobre el tema del independentismo catalán.

No cabe la menor duda que una parte del pueblo catalán se pronuncia estar harto y hastiado de todo lo que signifique español, excepto del jamón serrano pata negra de Jabugo,  de Guijuelo o el de Trevelez que tampoco es moco de pavo, e igualmente no le hacen ascos a otros aspectos de la España traidora y negra que los maltrata como colonos de  colonias de ultramar, como, por ejemplo, las transferencias del Fondo de Liquidez Autonómica, creado en el 2012, como un mecanismo de apoyo a las autonomías o “autonosuyas” que en proceso de quiebra fraudulenta necesitan dinero para poder subsistir.

Así entre enero y agosto de este 2017, Cataluña utilizó 4.218 millones de euros para pagar sus deudas y saldar pagos tan importantes como la deuda farmacéutica.

Siguiendo con el tema, estos desencantados hijos del gran país catalán que, con  toda razón, tienen derecho a ciscarse en la madre de Isabel y Fernando, los reyes Católicos, por aquello de la unificación de los reinos diseminados por la piel de toro agrupándolos  en una gran nación,  y que a ellos les tocase la putada de pertenecer a ese especie de bodrio lleno de andaluces, murcianos, extremeños, canarios, gallegos, manchegos, castellanos, madrileños, asturianos, gallegos, etc. etc. y más gente de mal vivir que componemos esa cosa aun llamada España, tiene que ser, desde la perspectiva de los catalanes; una gran putada.

Claro que el Sr. President de la Generalitat de Catalunya y el Sr. Vicepresident de la misma cosa catalana, Sres. Puigdemont y Junqueras, se han hartado de decir que “el pueblo catalán demanda la independencia” y así, a bote pronto, uno, que pertenece por la gracia de tus padres a la citada “cosa”,  te quedas mirándote al espejo y piensas que algo rarito si eres, porque si casi 8 millones de personas te hacen “fo” (en canario: asco) alguna razón deben tienen que tener, ¿o no?.

En fin, que se quieren ir del estado español, de España no pueden, que si pudieran harían con la Generalitat lo mismo que han hecho 4000 empresas asentadas en Cataluña, coger las de villa diego y mandarse a mudar del territorio que ocupa en la vertiente noroeste de la península ibérica. A mí, se me ocurre que podrían cambiarse por las islas Baleares, o sea Cataluña en el Mediterráneo y los baleáricos en la zona del Penedés. En fin, es una idea nada más.

Voces autorizadas, sobre todo después de la declaración unilateral de la República Independiente de Catalonia y su posterior suspensión, anulación o derogación o como quieran llamar a la estupidez más esférica vista en el mundo mundial (con el desgraciado récord Guinness de ser la Republica cuya duración ha sido de 8 segundos) proponen el dialogo como único sistema para llegar a un acuerdo.

Visto lo visto, todos esperamos esas conversaciones para aclarar de una vez:

  1. Si les dejamos ir y con las maletas hechas les agradecemos todos los favores recibidos… con aplausos y olés.
  2. Si les dejamos ir sin maletas, o sean que nos devuelvan las autopistas, los hospitales, las infraestructuras de las Olimpiadas el 92, etc. es decir hacemos balance y que se queden con el rosario y nos devuelvan las llaves de la moto, o…
  3. Les aplicamos el reglamento, o sea el artículo 155 de la Constitución, metemos en el talego a los genios del aborto republicano catalanista con lo cual volvemos a empezar.

La ventaja de apartar de las conversaciones a Puigdemont y Junqueras, se quedaría obsoleta e inservible si por la otra parte sigue el gallego, Mariano Rajoy, de “maestro de ceremonias” porque continuaría el mismo dialogo, o sea el de besugos.

Si en verdad se quiere arreglar el problema, soluciones, como las meigas, “haylas”, pero cambiando de interlocutores.

Suerte que no son todos los catalanes los que están, ni todos los que están lo son. Antes de seguir hay que fumigar la casa…

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario