FIRMAS Salvador García

Remodelación en pleno centro | Salvador García Llanos

Un proyecto de remodelación de tres vías y una plaza en el Puerto de la Cruz. En pleno centro de la ciudad: San Juan, Las Damas, Iriarte y la Concejil, localizada en la confluencia de aquéllas, frente a la antigua casa de Victoria Ventoso y el colegio de los padres agustinos, de cuyo destino estable, por cierto, y de las condiciones de financiación contenidas en un convenio, habrá que hablar algún día.
Ahora lo hacemos de una actuación que interesa y que va a ser muy visible, en un marco de desarrollo urbanístico que ya fue objeto de atención en los años ochenta y cuya solución satisfizo sobremanera, con sello de Manrique, Jalvo y Díaz de Losada: se ajustaba a la filosofía de ganar la ciudad para los peatones y cambiaba la fisonomía de un espacio muy céntrico.
 
De momento, el consejo de gobierno del Cabildo Insular ya la ha aprobado, en tanto que la concejalía de Urbanismo y Medio Ambiente del Ayuntamiento la somete a consideración de los vecinos esperando sugerencias y alegaciones. Hasta mediados del presente mes, las podrán presentar: ya se verá si son estimadas o no a la vista de que el citado órgano del Cabildo ya emitió dictamen favorable.
 
No hay que hacerse muchas ilusiones después de lo ocurrido con el paseo de San Telmo pero confiemos en que haya portuenses sensibles que no dejen pasar la ocasión que parece pintiparada, por cierto, para que aquel consejo municipal para la defensa y promoción del patrimonio histórico, creado al calor de un acuerdo plenario adoptado por unanimidad en este mismo mandato, estudie con rigor, intercambie pareceres, conozca el fondo de criterios técnicos y valore posibles alternativas si las soluciones del proyecto dejan entrever dudas o no son satisfactoria del todo. Este es un asunto de patrimonio urbano que no se puede dejar pasar negligentemente para que cuando comience la ejecución y ya no haya nada que hacer se amontonen los lamentos y las protestas inútiles. Los portuenses ya han acreditado su indolencia y su pasotismo: ahora tienen oportunidad de demostrar lo contrario exponiendo sus puntos de vista en un esquema viario céntrico y característico y en un rincón o plaza de notable sabor histórico.
De la información periodística que da cuenta de la iniciativa se desprende, por ejemplo, cambios en la vegetación (no habrá palmeras sino otro tipo de árboles) y ampliación del espacio para viandantes así como del que se podrá ocupar comercialmente. Hay que dar por hecha la renovación del mobiliario urbano y la sustitución del pavimento. No se dice nada de estimaciones presupuestarias.
 
Queremos suponer que los empresarios y propietarios del sector ya estarán interesándose por lo proyectado. Les espera el futuro, que brinda opciones de renovación, recuperación y nuevos enfoques. Recordemos, en ese sentido, que San Juan fue conocida con la denominación popular calle de Las Tiendas. Es el momento de estudiar, preguntar, reunirse, sugerir y dejar escritas las alegaciones. Después, entre las prisas y el afán de acabar cuanto antes, será tarde.
 
Antes de decir el tópico ‘manos a la obra’, hay que producir otras respuestas digamos teóricas. No hay mucho tiempo (hasta aparece un festivo), así que manéjenlo con eficacia.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario