CONCIERTO | Carlos Vives, un ladrón de besos que enamoró en Arona

Ago 06, 2017 2 comentarios por

EBFNoticias | Ale Hernández | Fotos: Carmen Vargas | La noche del 5 de Agosto no pasó inadvertida en Arona para miles de ávidos espectadores, que hicieron cola para poder disfrutar del huracán colombiano Vives.

Dentro del Festival Mar Abierto y con la mirada puesta en el horizonte del amor hacia su público tinerfeño, Carlos Vives, brindó un espectáculo enérgico, ameno y con ese sabor romántico característico del ADN latino.

Puntual a su cita, la magnífica banda del cantautor colombiano irrumpió en el escenario pisando fuerte y dando pistas del magno espectáculo que se avecinaba. Vives, sin perder ni por un segundo su embaucadora sonrisa, apareció derrochando sensualidad, carisma y buen rollo.

Era complicado no incurrir en más de lo mismo. El estilo musical que canta Carlos Vives es difícil de mantener dentro de un mundo tan exigente como lo es el de la música en la actualidad, pero el colombiano, cual encantador de serpientes, supo hacerse querer y destiló energía y pasión durante una velada sin prisa pero sin pausa.

Dando un repaso musical por lo mejor de su extensa discografía, Vives reiteraba con cada canción que, no por haber abrazado el Pop Latino, ha dejado de ser fiel a su origen musical por antonomasia: la Bachata.

Interactuando recurrentemente con el fanático público asistente, el cantautor de Barranquilla daba lecciones irrefutables de su calidad tanto como cantante así como de showman. Con ese “movimiento sexy”, como diría King África, Carlos Vives dejó claro que el baile y la correcta entonación son directamente proporcionales cuando de unas cuerdas vocales de calidad se refiere.

Temas como “La gota fría”, “Quiero casarme contigo”, “Cuando nos volvamos a encontrar” o “Hijo del vallenato”, hicieron que Alzheimer se quedase tan sólo en un apellido alemán y que la memoria del público asistente bailase al son de la música, bajo la luz de la Luna de Arona.

Con el rigor que conlleva hacer un espectáculo para todos los públicos, Vives decía adiós, bicicleta en mano, entonando “Robarte un beso” y “La bicicleta”. En dicha despedida tuvo un acompañante de excepción, uno de sus hijos, que fue su copiloto de paseo en bicicleta ante la aclamación popular.

Anoche Arona fue testigo de una velada para el recuerdo, durante la cual la eclosión musical cultural fue la protagonista, la energía vital su compañera de fatigas, la concordia su himno universal, el Festival Mar Abierto su fiel escudero y el romanticismo su lema.

Anoche, Carlos Vives, se convirtió en el ladrón de besos por antonomasia durante una velada de buena música en directo.

Agradecimientos: Arte y Valle Producciones.
Espectáculos, MÚSICA, SOCIEDAD

Acerca del autor

El autor no ha rellenado su perfil aún

2 respuestas to “CONCIERTO | Carlos Vives, un ladrón de besos que enamoró en Arona”

  1. María says:

    De acuerdo con lo bueno del artista, su banda y su espectáculo, me encantó.
    Soy una asistente a dicho concierto pero el celebrado en Las Palmas y os escribo para transmitir que hubo un “detalle” dentro de la organización del concierto que opacó el disfrute de él a unas cuantas personas, y me refiero a las 4 -cuatro- vallas divisorias que colocaron en el espacio del público, una de ellas, la última, la que separaba al público último, el que pagó 30€ por su entrada, de una altura aproximada de 2 metros, de alambre tejido…Lamentable, denunciable, horrible, nos sentíamos como en un campo de concentración, como que nos “dejaban” presenciar el concierto detrás de esa valla… Creo que la próxima vez lo disfrutaremos desde la calle, no hay diferencia y es menos indigno…

  2. Johanna says:

    Pufff está muy interesante la crónica, humm sólo que Carlos Vives, esté gran Artista Colombiano orgullo de nuestra tierra y su esencia musical siempre ha sido y será El VALLENATO NUNCA LA BACHATA.

Deje una respuesta