FIRMAS

A babor | Adiós a Mariate | Francisco Pomares

Si nada se tuerce, y parece que no va a ser así, Fernando Clavijo comunicara hoy formalmente a su Gobierno -después de habérselo hecho saber a la interesada el pasado viernes- la sustitución de Mariate Lorenzo, la polémica consejera de Turismo, por Isaac Castellano San Ginés, diputado conejero la pasada legislatura y en la actualidad director general de Relaciones con el Parlamento en el Gobierno de Canarias. Se trata de un joven político de la cuerda de David de La Hoz, pero también amigo personal de Octavio Carballo, jefe del Gabinete del presidente Clavijo, y uno de sus hombres de confianza. Dicen que Clavijo retrasó el cese de Lorenzo -muy tocada por su desastrosa gestión en Cultura, y no sólo en el Festival de Música- ante la posibilidad de que Turismo, Cultura y Deportes fuera asumida por el PP si se incorporaba al Gobierno. Fracasadas definitivamente las negociaciones con los populares, Clavijo optó por llevar el cese al último consejo de Gobierno de julio, y empezar en septiembre con el Gobierno afinado y a punto. Habrá -al menos- otros dos cambios: el de Luis Padilla, que abandona la viceconsejería de Hacienda para ocupar la plaza dejada vacante a petición propia por Pedro Rodríguez Zaragoza en la de Acción Exterior, y la del director general de Planificación y Presupuesto, Carlos Díaz Perera, que pasa a ocupar la viceconsejería de Hacienda, consolidándose como hombre fuerte en Hacienda, y con un nivel de entendimiento directo muy alto con el presidente Clavijo. Queda por ver si el Consejo resolverá también los nombramientos de los cargos dejados vacantes por Isaac Castellano y por Carlos Díaz Perera.

En cualquier caso, el cese más llamativo, el de Mariate Lorenzo, no se produce por su gestión al frente de la Consejería de Turismo, aunque en Turismo muchos hayan respirado con alivio por su salida, sino por el desastre que supuso el desembarco de su equipo en Cultura. La consejera llegó a retirar los poderes para actuar al viceconsejero de Cultura y Deportes, Aurelio González, un histórico del PNC, que desempeña el cargo desde hace varias legislaturas, actuando como mano derecha de Juan Manuel García-Ramos en el sector. Aurelio González amagó con dimitir (pero no lo hizo) tras ver como perdía el control del área, que -durante la etapa de Mariate Lorenzo- fue desempeñado por delegación y sin nombramiento alguno por el pintor Juan Gopar, asesor de Mariate, vinculado al equipo de Nino Díaz y a su tropa de ‘agitprop’. Gopar, sin ser alto cargo, participaba en todas las reuniones del Consejo de dirección de la Consejería, y en varias ocasiones se enfrentó a las decisiones del viceconsejero y la directora general de Cultura, Aurora Moreno, a los que Gopar ninguneaba ante los funcionarios y los empleados de Canarias Cultura en Red, desautorizando sus instrucciones, lo que provocó en más de una ocasión situaciones muy complicadas…

Al final, el cese de Lorenzo se produce porque gobernó en Cultura sin contar con sus altos cargos, a los que abroncaba continuamente, y por dejar que Gopar y Nino -sus dos protegidos- hicieran en Cultura o que quisieron. Pero hay que decir también, que el cese sólo ser produce tras perder Lorenzo el apoyo de su partido en Lanzarote, tras algunas decisiones disparatadas, como el despido por guasap de su jefa de gabinete, Eva Ciprés, una periodista vasca muy amiga de David de la Hoz, que Lorenzo tuvo que readmitir tras la intervención de éste. Muchos en Turismo y Cultura consideran que la consejera se cavó su propia fosa por apoyar sin fisuras a Nino Díaz y Juan Gopar. Con el nuevo consejero, un hombre joven y con sobrada experiencia, podremos saber si Lorenzo actuaba por su cuenta, o recibía instrucciones de su partido en Lanzarote.

Add Comment

Click here to post a comment