Espectáculos MÚSICA SOCIEDAD

CONCIERTO | Luis Fonsi le hizo el amor, bailando despacito, a Tenerife

EBFNoticias | Ale Hernández | Foto: A. H. | Con dos espectadores indirectos de lujo, el Auditorio de Tenerife y el Parque Marítimo ,Luis Fonsi reapareció en Tenerife ante más de 7.000 de sus fans más acérrimos, para dejar claro que no sólo de «Despacito» vive su estela musical y que la verdad de un auténtico artista se muestra, no se demuestra.

Con el alisio ofertando ese viento a favor que se agradece en cualquier noche estival, con el escepticismo propio de una velada de concierto y ante el abrumante deseo de pasarlo bien trabajando, Luis Fonsi y su magnífica banda irrumpieron sobre el escenario con el retraso de rigor.

Como si de un examen de final de carrera universitaria se tratase, el cantautor puertorriqueño, sabía lo que se jugaba ante un público que le dio la oportunidad en sus inicios y, ante dicha tesitura, la prueba de fuego comenzaba con ritmo frenético y dando señales que «Love + Dance World Tour» iba a dejar boquiabierto a su público tinerfeño.

Temas como «Corazón en la maleta» y «Tanto para nada» fueron la antesala de una producción musical sublimemente orquestada.

Tal y cómo me confesó, durante la última entrevista que le realicé, Fonsi sabe que no es eterno, porque «Nada es para siempre» pero que, aun así, su legado musical sí lo será. Bajo dicha firme convicción giró su espectáculo.

Sin dejar en el olvido que, ante todo, es un fantástico baladista Luis Fonsi alternó, a la perfección, su sensual movimiento de caderas con el momento «cortavenas».

Al más puro estilo throwback  «Imagíname sin ti» hizo que, hasta los más «duros de pelar», se emocionasen ante el recuerdo de un amor pasado.

Con «Por una mujer», «Llegaste tú» y «Gritar», el puertorriqueño seguía dando muestras irrefutables de su magnífica calidad vocal sin perder ese ritmo, con sello personal, que hizo el deleite de su público femenino.

Contra todo pronóstico, entre balada y balada y como si de una casualidad se tratase, sonó «Despacito”. Con una interpretación magistral del mismo, acompañado de uno de los miembros de su coro, hizo que Daddy Yankee se quedase en un mero recuerdo con poca gasolina.

Entre medleys y movimientos de cadera, el puertorriqueño interactuaba con su público en lo que fue una firme declaración de intenciones, queda Fonsi para rato.

Regalando un anticipo de su próximo trabajo discográfico y evaluando a conciencia la valoración respectiva del público presente, “Apaga la luz» fue aclamada y, por ende, un soplo de aire fresco para Fonsi.

«¿Quién te dijo eso?”, “Abrazar la vida”, “No te cambio por ninguna”, “Quisiera poder olvidarme de ti» y «La mentira”, dieron paso a lo que ya es un himno para todo aquel que abrace la música Latina, “No me doy por vencido».

Como colofón final, a un éxito más que se suma a la lista del Festival Mar Abierto, Luis Fonsi se despedía de su público chicharrero, enfundado en la camiseta del Club Deportivo Tenerife, con el estribillo de «Despacito» bajo rigurosa petición popular.

Sin perder, ni por un sólo instante, su fuerza vocal, con el alma en pié, el corazón en la mano y envuelto en ese frenesí que caracteriza a todos y cada uno de los directos de los grandes, Luis Fonsi demostró, anoche con el Palmétum como testigo, que se debe hacer el amor y no la guerra y sólo la guerra haciendo el amor bailando despacito.

Agradecimientos: Arte y Valle Producciones

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario