FIRMAS Salvador García

Reconocimiento a los Leones portuenses. Por Salvador García Llanos

Se han cumplido cincuenta años de la entrada en funcionamiento en el Puerto de la Cruz de una sede del Club de Leones. Recordamos, en efecto, la apertura de la primera guardería infantil de la ciudad, localizada en el polígono San Felipe-El Tejar, en el posteriormente denominado Paseo del Jardinero, cuando las parcelas estaban aún desnudas y en el solar de la estación de guaguas los jóvenes jugábamos al fútbol por las tardes. Debió ser de las primeras dotaciones públicas de un área de servicios que aglutinaría correos, centro de salud, mercado y la propia estación. Edificaciones residenciales y turísticas crecían en los alrededores.

En aquellos menesteres andaba el ilustre abogado Manuel López García que también presidió la familia leonística portuense. El fue quien remitió a la revista del club la crónica del acto de inauguración publicada en el desaparecido La Tarde. Era alcalde Felipe Machado González de Chaves. Con la llegada de la democracia, la guardería -así se llamaba entonces, hoy sería una escuela infantil- cedió su sitio a un Centro de Asistencia Intermedia (CAI), integrado en la Red municipal de servicios sociales y en el que era posible atender la alimentación de menores abandonados por sus familias e hijos de familias desestructuradas y de limitados recursos. Hoy en día alberga los afanes de la Asociación “Ya vienen los Reyes”, que tiene a su cargo la cabalgata anual de los Reyes Magos.

La sede del Club de Leones del Puerto de la Cruz quedó establecida, durante muchos años, en un local de la urbanización San Fernando. Desde allí, sus dirigentes fueron irradiando una acción social basada en la atención a problemas de salud y necesidades familiares extremas, así como en la ayuda humanitaria en casos de emergencias y catástrofes. La presencia de los leones portuenses -por lo general, sin grandes alardes protagónicos- se hizo cotidiana pues a lo largo del año participaron en distintas actividades y colaboraron con distintas iniciativas municipales. Su compromiso y su ayuda siempre estuvieron ahí y cada vez que   era reclamada su colaboración, siempre hubo una respuesta proactiva y altruista.

A principios de los noventa, del pasado siglo, donaron una ambulancia, totalmente equipada, a la asamblea local de la Cruz Roja española con la que cooperó en distintos llamamientos. También lo ha hecho con otras organizaciones locales y comarcales. A lo largo de este medio siglo de historia, las acciones de los leones se han dejado notar en campañas de reforestación, de actividades escolares o de saneamiento medioambiental. Han promovido también monumentos que, como los erigidos en tributo al donante o a la mujer pescadora, se convirtieron en auténticos íconos. Un concurso de dibujo de ámbito internacional, con la paz como motivo principal, es otro de los grandes logros que enriquecen la historia del club.

Ahora es Miri Rodríguez la presidenta de una directiva que se ha tomado muy en serio la habilitación de un circuito para educación vial en el interior del colegio de educación especial “Inés Fuentes”, en La Vera. Sin duda, un proyecto que pone a prueba la capacidad emprendedora y los efectos beneficiosos en la población escolar y con diversidad funcional.

A los leones portuenses, desde luego, se agradece su esfuerzo y su contribución. Y en este medio siglo de existencia, procede expresar, además de la felicitaciones, un reconocimiento.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario