Espectáculos Música Radio SANTA CRUZ SOCIEDAD Televisión

XXI Edición de los Premios Cadena Dial, lluvia de estrellas en Tenerife, la isla amable

EBFNoticias | Ale Hernández.- Tenerife, un año más, se vistió de gala para recibir,con la amabilidad que le caracteriza, a la XXI Edición de los premios Cadena Dial. El cielo dio una tregua, las nubes dejaron de descargar sus lágrimas para dar paso al desfile de artistas que paseaban por la alfombra verde atendiendo a su público canario en todo momento.

Asistir a dicha entrega de premios no es «pecata minuta». Supone una oportunidad única para poder disfrutar de lo mejor de la Música latina en toda su inmensidad. Al mando de una organización de lujo, atenta en todo momento de cuidar hasta el mínimo detalle, a las 18:30 horas y bajo el rigor del Meridiano Cero comenzaba la lluvia de estrellas sobre la alfombra verde, ubicada en el Recinto de Ferias y Congresos de la capital chicharrera.

El alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, fue rotundo en su afirmación: «Eventos como este suponen una ganancia tanto para la isla, así como para su capital. Los Premios Dial atraen turismo, contribuyen a la economía de Santa Cruz y llevan el nombre de nuestra maravillosa ciudad por todo el mundo».

Tras saludar a sus fans, en los exteriores al recinto, los artistas asistentes pasaban directamente a la zona de prensa donde les esperábamos, ansiosos de declaraciones, los periodistas que cubrimos el acto.

Jaime Cantizano, encargado de conducir la gala por cuarto año consecutivo, se mostraba radiante por volver a pisar esta Tierra que tanto le gusta: «Es mi cuarta edición como conductor de los Premios Dial, que es el evento más importante del Pop en nuestro país y es muy especial para mí. Me encuentro con amigos de la música; me río mucho durante el antes y el después de la gala, que es todavía mejor».

El grupo colombiano Morat nos regalaba, con la frescura y amabilidad que les caracteriza, que «Recibir un premio tan importante como éste supone una gran responsabilidad. Vamos a seguir trabajando con mucho amor y a seguir tratando de enseñar a través de las cosas que sigamos aprendiendo».

Una espectacular India Martínez irrumpía en la zona de prensa, con paso firme a la par que con esa sensual timidez que posee, dejando el gris a un lado, luciendo un diseño apoteósico de color amarillo de la firma Marco y María. «El gris hay que verlo de una forma bonita. Estoy muy agradecida a Cadena Dial y satisfecha porque puedo dedicarme a lo que me gusta. En mi carrera todo va paso a paso», declaró la cantante.

Uno de los protagonistas irrefutables de la velada fue Mario Vaquerizo que, sin pretenderlo, eclipsó con su arrebatadora personalidad a su mujer Alaska, que recogió un Premio Dial por su trabajo con Fangoria.

Por su parte, Alaska afirmó que: «El verdadero premio es poderme dedicarme a lo que me gusta. Esto tendría que ser una afición que a veces te da mucho dinero y otras no. No hay que fijar una meta, porque si no llega te quedas muy frustrado. Estamos deseando venir a tocar a la isla…¡Traednos!.»

Otro de los premiados más esperados, Luis Fonsi, tuvo la deferencia de atendernos y de tararear con nosotros su último éxito, «Despacito». Fonsi aseguraba que: «Aunque nada es para siempre, ojalá que mi música lo sea por mucho tiempo. Todo lo que hago es con el firme propósito de llegar al corazón de mi público. Trato de ser versátil, crecer como músico y expandir mis registros musicales. Siempre voy a mantener mi esencia como cantautor. Con «Despacito» he abrazado otro estilo diferente que creo que está gustando».

El más esperado, Alejandro Sanz, como si de la versión 2.0 de Tom Cruise se tratase, atendió exquisitamente a todos sus fans que le esperaban, con el fulgor que propicia la auténtica esencia del poeta español de la canción. Sanz, al llegar a la zona de prensa, atendió a todos los medios gustosa y tranquilamente. Me confesó que: «Menos siempre es menos…Lo mío es más es más.»

Lo mejor de la noche: la naturalidad de nuestra Rosana, la sencillez de Amaral, la cercanía de David Bisbal, el buen rollo de Morat, la esencia arrolladora de Mario Vaquerizo, la humildad de Alejandro Sanz, la eterna sonrisa de India Martínez, la genialidad de Sebastián Yatra, la disponibilidad de Luis Fonsi, la profesionalidad de Raphael y la rotundidad de Fangoria.

La nota negativa de la velada la pusieron la sobervia y falta de deferencia con la prensa de La Oreja de Van Gogh, los cuales deberían de aprender de la humildad de los grandes.

Un año más, con la celebración de la gala de entrega de Premios de Cadena Dial, Tenerife se consolida como la capital europea de la Música Latina.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario