FIRMAS

Los que siempre están. Por José Manuel Bermúdez Esparza

Cada 1 de marzo se celebra el Día Internacional del Voluntariado de Protección Civil. El pasado miércoles tuve el honor de participar en un acto de conmemoración que se celebraba por primera vez en Canarias. El Salón Noble del Cabildo Insular fue el escenario elegido para un reconocimiento oficial y público a todos aquellos que entregan buena parte de su tiempo libre y todo su conocimiento en ayudar a los demás.

Es lo menos que podemos hacer para agradecer a este colectivo su colaboración con las organizaciones profesionales de la Protección Civil y, sobre todo, su plena disposición a echar siempre una mano, especialmente en casos en los que la gravedad o urgencia de la situación requiere del concurso de numerosos efectivos.

En lo cotidiano o en lo programado; en lo imprevisto o lo sobrevenido, los voluntarios de Protección Civil son parte indispensable del sistema de respuesta de una administración ante contingencias comunes o extraordinarias.

Santa Cruz cuenta con un centenar de voluntarios, que están perfectamente organizados y coordinados, y cuya vocación de servicio ha quedado siempre acreditada en cuantas ocasiones se les ha necesitado. No hace falta entrar en el detalle de aquellas actuaciones, especialmente relacionadas con episodios de fenómenos meteorológicos adversos, en las que su labor ha sido encomiable, como siempre, y vital, como nunca, al lado del personal municipal de Protección Civil, con el que ejerce una función extraordinaria, que nos permite disponer de un centro de emergencias operativo durante todo el año, las 24 horas del día.

Pero si en esos episodios de emergencia su trabajo es más visible y espectacular, su concurso es igualmente efectivo con motivo de actividades programadas de carácter público, como fiestas, espectáculos musicales, pruebas deportivas o eventos culturales o sociales.

Saben los voluntarios de Protección Civil que cuentan con el aprecio incondicional de los ciudadanos y también con la máxima consideración del Ayuntamiento que me honro en presidir.

Sin duda, unos y otros tenemos muchas cosas que agradecer a todos los que, desde un profundo convencimiento, entienden su vida como un ejercicio diario y constante de solidaridad; de compromiso y de responsabilidad.

Además, en el caso concreto de Santa Cruz, los voluntarios de Protección Civil están especialmente integrados en la vida del propio municipio y colaboran y organizan iniciativas de gran carga simbólica y cultural, como las fiestas de la Virgen de Regla. Gracias a su tesón y al de asociaciones como la de Amigos de Los Llanos, es posible mantener vivo el recuerdo de quienes habitaron, hace ya 60 años, en los barrios originales de El Cabo y Los Llanos.

Es solo un ejemplo más de la vitalidad y la inquietud de un grupo de voluntarios de los que Santa Cruz está tan orgullosa como confiada en su buen hacer. Porque todos sabemos, en definitiva, que siempre están y que siempre podremos contar con ellos.

 

José Manuel Bermúdez Esparza, es Alcalde de Santa Cruz de Tenerife

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario