Sin categorizar

El IASS indemnizará a Cáritas con 165.000 euros por el destrozo de un hogar para menores

EBFNoticias.- El Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS) del Cabildo de Tenerife debe indemnizar a Cáritas Diocesana con 165.756 euros por los daños ocasionados en una casa de Arafo que fue cedida gratuitamente en 2005 a este organismo por un plazo de diez años como hogar de acogida para menores en situación de guarda y desamparo, y que fue devuelta a Cáritas totalmente destrozada y sin haberle dado uso alguno durante la década que estuvo a disposición del IASS.

Mila Hormiga, consejera del grupo de Podemos en el Cabildo de Tenerife, critica el despilfarro económico y la pésima gestión de recursos para menores en situación de guarda y desamparo llevada a cabo por este organismo, así como la incapacidad del Gobierno insular de CC-PSOE de asumir responsabilidades.

La citada vivienda, explica, tiene dos plantas de altura y se ubica en una finca rústica que linda con la TF-523. fue cedida vía convenido al IASS de forma gratuita como hogar para acogida de menores en desamparo con el compromiso de que este organismo se encargaría de su mantenimiento y conservación y de que sería devuelta a su propiedad en su estado original. La cesión, recuerda, se enmarcó en la crisis de llegada masiva de personas inmigrantes en cayuco de la década pasada y de la absoluta falta de recursos de acogida para menores y adultos que se produjo en la Isla.

«Nuestra sorpresa –apunta Hormiga– ha sido descubrir que el IASS jamás dio uso a ese inmueble; dejó la casa abandonada porque, según ha explicado la consejera Cristina Valido, no tenía luz ni agua, y acabó totalmente destrozada y desvalijada». Puntualiza que si la casa no reunía los requisitos para ser usada como hogar de acogida de menores, «lo lógico hubiera sido no aceptar la cesión». Y que una vez asumido este recurso y la responsabilidad de gestionarlo y mantenerlo, «por sentido común, correspondía hacer los trabajos necesarios para dotarlo de condiciones de habitabilidad o, en todo caso, rescindir el convenio de cesión de uso y devolver el inmueble a Cáritas lo antes posible».

Sin embargo, critica Hormiga, el IASS no hizo ninguna de las cosas que dicta el sentido común, sino que se limitó a dejar el inmueble abandonado e, incluso, se negó a atender los requerimientos de devolución que empezó a hacer Cáritas desde 2008, al comprobar que el recurso estaba totalmente desaprovechado y sufriendo un importante deterioro derivado de su total abandono. A pesar de ello, el IASS no se decidió a devolver la vivienda a su propiedad original hasta febrero de 2014, aunque por problemas de comunicación, la entrega no se formalizó hasta marzo de 2015. Y como reconocen los técnicos insulares, fue devuelta con «completo aspecto de abandono; la casa ha sido objeto de actos vandálicos destrozando el inmueble y su mobiliario. Se han arrancado carpinterías, instalaciones y todo lo reutilizable. Su uso no es posible y se requieren importantes trabajos de reparación».

La consejera subraya que esta indemnización delata «lo poco que le duelen a nuestros gobernantes y responsables de organismos como el IASS los recursos públicos de la sociedad tinerfeña» y «el riesgo que corre cualquiera que, como Cáritas, quiera contribuir al interés general a través de nuestras instituciones y de sus irresponsables gestores». Concluye que el balance final de este convenio es que un importante recurso que hubiera podido ser muy útil para atender las necesidades de menores en desamparo, personas sin hogar o para solucionar el problema de vivienda de alguna familia de la Isla, «ha sido despreciado durante una década y que, encima, ahora hay que destinar 165.000 euros de dinero público a su reparación». Y como de costumbre, remarca, «ningún gobernante o alto cargo asume responsabilidades por lo ocurrido».

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario