Sanidad SOCIEDAD

Especialistas de La Candelaria organizan unas jornadas dedicadas a la atención del paciente anciano

EBFNoticias.-  Actualmente en España el 16,5% de la población es mayor de 65 años, el 2% tiene más de 85 años y se estima que en 2050 habrá más de 6 millones de personas que superen los 80 años. El envejecimiento de la población es un hecho que afectará a todos los niveles, hecho que ya se viene estudiando con el fin de mejorar la asistencia sociosanitaria que se presta a este colectivo.

Tanto la nutrición como el ejercicio físico son claves para mantener un buen estado de salud y prevenir la dependencia, de ahí que expertos en geriatría, endocrinología y nutrición del Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria, en Tenerife, hayan organizado un curso centrado específicamente en geriatría y nutrición con el fin profundizar en las necesidades específicas de las personas ancianas y sus cuidados.

Según explican los especialistas en geriatría del Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria, en Tenerife, la pérdida de peso involuntaria es una de las principales manifestaciones clínicas del deterioro en el estado de salud y una fuente de preocupación y estrés de los familiares y cuidadores. Puede deberse a múltiples factores, desde la pérdida de apetito hasta la presencia de enfermedades graves, incluidas las oncológicas, pasando por el consumo de ciertos medicamentos, la ausencia de piezas dentarias, la soledad, la imposibilidad física o económica de seguir una dieta equilibrada, la dependencia o la depresión.

De hecho, según estudios recientes, entre el 16,6 y el 47,3% de la población anciana presenta desnutrición. La dificultad en la deglución a la hora de ingerir alimentos (disfagia) está presente en aproximadamente un 7 y un 10 por ciento de los ancianos, «cuyas consecuencias pueden ser graves, por ejemplo, causando neumonías que llevan a condicionar un ingreso hospitalario», detallan los expertos.

La pérdida de peso involuntaria es una de las principales manifestaciones clínicas del deterioro en el estado de salud y una fuente de preocupación y estrés de los familiares y cuidadores. Puede deberse a múltiples factores, desde la pérdida de apetito hasta la presencia de enfermedades graves incluidas las oncológicas, pasando por el consumo de ciertos medicamentos, la ausencia de piezas dentarias, la soledad, la imposibilidad física o económica de seguir una dieta equilibrada, la dependencia o la depresión.

Las II Jornadas de Nutrición y Geriatría organizadas por los servicios de Geriatría y Endocrinología del Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria estos días en Santa Cruz de Tenerife, han reunido a un centenar de profesionales de diversas especialidades (geriatras, endocrinos, dietistas, enfermeras, rehabilitadores, logopedas…) para incidir en estas cuestiones y abordar en profundidad aspectos fundamentales como la fisiopatología del envejecimiento, la valoración del estado nutricional, el diagnóstico y tratamiento tanto de la desnutrición como de la disfagia o la importancia de detectar de forma temprana la fragilidad para así poder combatirla con ejercicio físico especifico y modificaciones en la dieta evitando la dependencia.

Este encuentro está avalado por la Sociedad Canaria de Geriatría, la Asociación de Dietistas Diplomados de Canarias y la Sociedad Canaria de Endocrinología y Nutrición, y está dirigido al personal sanitario implicado en el cuidado y tratamiento de los ancianos.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario