Sin categorizar

La Cámara prevé que Canarias cierre 2016 con un IPC en positivo, por primera vez desde 2012

EBFNoticias.- La paulatina recuperación de los precios del petróleo desde su mínimo en enero de este año, cuando el barril de Brent se situaba en los 27,8 dólares, hasta su valor actual, que ronda los 45 dólares el barril, está influyendo en el índice general de precios que, por segundo mes consecutivo, registra en Canarias una tasa de variación positiva, que no se producía desde agosto del 2013. El Índice de Precios de Consumo (IPC) subió un 0,6 % en octubre respecto al mismo mes de 2015, una décima por debajo de la tasa nacional.

Concretamente, el precio de los carburantes y combustibles que se sitúa en negativo desde el mes de agosto 2014 ya apunta hacia una variación anual positiva al situarse en el mes de octubre en el -0,6%, tras un incremento mensual del 2%. 

En términos generales, el IPC también subió en octubre en el archipiélago frente a septiembre, un 0,9 %, con lo que acumuló una subida del 0,6 % en los diez primeros meses de este año.

En este sentido, el Servicio de Estudios de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife prevé que el año 2016 se cierre con un IPC en positivo, por primera vez desde el año 2012, una tendencia al alza que se irá consolidando a lo largo de los próximos meses.

Ante este escenario, la directora general de la Cámara de Comercio, Lola Pérez, apunta que los precios son un reflejo de la recuperación del consumo y de una mayor dinamización de la actividad económica. Sin embargo, considera que “hay que darle solidez a la recuperación económica y para ello las administraciones tienen que apostar de forma notable las partidas destinadas a inversión productiva, dado su efecto dinamizador y de arrastre sobre la actividad del tejido productivo y, especialmente sobre el empleo”

Por otra parte, también llama la atención sobre el impacto que tendrá la nueva dinámica de precios entre las empresas y los consumidores que “tendrán que ir adecuándose a este nuevo contexto tanto en sus  costes empresariales como en los salarios al objeto de que no se reduzca su poder adquisitivo”.

A su juicio “la subida salarial deberá estar condicionada no solo por el comportamiento de la inflación, sino también por una recuperación solida de los resultados empresariales y el incremento de la productividad de los trabajadores”.

Si eliminamos los elementos más volátiles de la cesta de la compra se aprecia cómo el PC subyacente, que excluye los elementos más volátiles (los alimentos frescos y los productos energéticos), retrocedió una décima en tasa interanual hasta situarse en el 0,6%. Variaciones positivas que apuntan una recuperación paulatina del consumo, acorde a un crecimiento importante, pero no generalizado para el conjunto de sectores de la economía, y a una tasa de paro que aún se sitúa en un insostenible 26%.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario