Espectáculos Música SOCIEDAD

ENTREVISTA. Coque Malla, ”Si fuese el último hombre en la Tierra me pegaría un tiro”

EBFNoticias/Ale Hernández.- Sentarse a charlar con unos de los referentes de la música a nivel nacional siempre es un privilegio, pero si se trata de Coque Malla, además, es una gustazo para los sentidos.

Se autodefine como un cantante de Rock. Carísmatico, auténtico y audaz, Coque Malla es capaz de atender a 8 medios de comunicación en una mañana sin perder el buen rollo.

Con él no existe el cuestionario previo. El se desnuda a corazón abierto, sin temer «al disparo a quemarropa» de algún periodista con ganas de «mambo. Regresa a Canarias, dispuesto a hacer vibrar y sentir a su público canario con su nueva gira, que da nombre también a su nuevo trabajo discográfico ‘El último hombre en la Tierra’. Este es un show acústico, a la par que enérgico, plagado de ese poder que posee el cantante para hacer magia sobre el escenario.

El 4 de Noviembre en Tenerife y el 5 de Noviembre en Gran Canaria, como colofón de lujo al Festival Mar Abierto, Coque Malla será, por unas horas, el último hombre sobre la Tierra canaria.

-Ha llovido mucho desde sus comienzos en el mundo de la música, en Los Ronaldos… ¿En qué ha cambiado Coque Malla de un tiempo a esta parte?

Me cuesta mucho analizar en qué he cambiado, además es una cosa que no hago. Voy avanzando, me concentro en el disco, canción o concierto que esté haciendo en ese momento y no voy analizando mis diferentes etapas al respecto. Agarro la guitarra y me pongo a componer. Ese sentimiento es muy parecido al que tenía desde que comencé hasta ‘El último hombre en la Tierra’. Me considero un autor y el cantante de una banda de Rock, nunca he dejado de serlo.

-Digamos que está en constante evolución…

Para mí lo natural es estarlo. Lo que veo totalmente antinatural y marciano es hacer siempre lo mismo. No soy el mismo, mi vida va cambiando y eso se refleja en mi trabajo.

-¿Sus canciones suelen ser autobiográficas?

Hay una parte que sí, que es real, pero luego eso se transforma y aunque rescate de mi vida alguna situación o emoción y la refleje en mis canciones, eso se transforma en una canción, en un cuentecito que no deja de ser una ficción. Si hiciésemos canciones como página de nuestro diario, serían muy aburridas.

-Canciones como «El cambio interior», correspondiente a su último trabajo discográfico ‘El último hombre en la Tierra’, se percibe el aroma a un Coque Malla reivindicativo. Corríjame si me equivoco…

Hablando de esa canción en concreto refleja un cambio. En los tiempos que corren, con todo lo que está pasando en la sociedad, está muy presente la idea de cambiar las cosas. Eso es algo de lo que no podemos escapar. Estamos hablando constantemente sobre «cambiar, cambiar, cambiar las cosas…». «El cambio interior» es una canción a modo de reflexión. Lo que hay que cambiar no es lo de fuera, sea el vecino, sea tu pareja, sea tu entorno o sea un gobierno, lo que realmente haría que las cosas se transformaran sería que hiciésemos auto crítica y cambiásemos nosotros mismos. Más que una reivindicación es una propuesta o una observación.

-Hablemos de música en directo, ¿su gira actual, ‘El último hombre en la Tierra’ está basada en conciertos íntimos y menos enérgicos a los que nos tiene acostumbrados?

No, en absoluto. Llevaba unas cuantas giras en donde la emoción estaba contenida y lo intenso iba hacia adentro, pero ‘El último hombre en la Tierra’ no es un disco melancólico, es un disco con mucha luz, con mucha energía y muy alegre. Eso ha permitido hacer un show vitalista, muy alegre, mucho más hacia arriba. Este año hemos hecho un espectáculo muy luminoso y energético. Hay mucho Rock and Roll, mucha «cera» y mucha energía. Los conciertos de Mallorca, Tenerife y Gran Canaria son acústicos pero, aún así, son una traducción de la energía que llevamos con la banda. No cambiamos el repertorio y hacemos esa adaptación de esa energía de la banda transformada en el acústico. Aún así, siguen siendo conciertos enérgicos y rockeros.

-Imposible resistirme, ¿qué haría si fuera el último hombre en la Tierra?

Creo que pegarme un tiro; debe ser una cosa espantosa.

-Puede ser el último hombre y también haber una última mujer en la Tierra…

Así sí…(Risas)

-De repente me viene a la memoria otro de sus temas incluidos en ‘El último hombre en la Tierra’, «La señal». Hay una frase en la misma que alude al reflejo del hombre en el espejo. ¿Qué es lo que ve cuando se mira al espejo?

No lo suelo hacer mucho… supongo que veo cosas que van cambiando. A veces veo cosas que me gustan y otras no tanto. Era una imagen bonita para una canción.

-Le imagino paseando por cualquier lugar y, a la par, componiendo canciones en su mente en torno a lo que va observando…

Uhmmm…no lo sé. No me lo planteo mucho. Más bien cuando la canción ya está avanzada perfecciono cosas en la cabeza, arreglos, coros etc… Pero cuando me nacen las canciones es agarrando la guitarra y estando en casa. Veo muy complicado componer así, sin más, con la cabeza. Mis canciones casi siempre nacen de mis instrumentos musicales.

-Sé que no es el tema que nos atañe, pero permítame abusar de su confianza y déjeme que le pregunte sobre el tributo que le realizó a Rubén Blades. Escuchar temas que forman parte de la historia de la música a nivel mundial como lo es «Pedro Navaja» magníficamente versionado por usted, me produjo un orgasmo de sensaciones. ¿Cómo surgió tal ambicioso proyecto?

Siempre fui muy fan de Rubén desde mi adolescencia. Rubén me rondaba por la cabeza. Su música me producía mucha atracción, pero nunca me había detenido a escucharle más allá de «Pedro Navaja». Llegó un día -tendría yo unos 20 años- en el que decidí comprar uno de sus discos; en concreto era un directo,»Rubén Blades Live. En ese momento enloquecí con él. Hace unos años vino a tocar a Madrid, fui a verle y se me encendió una lucecita y me dije: «Tengo que cantar esto». Me quise montar como mi karaoke de lujo con las canciones de Rubén. Con la ayuda de un músico que también le gustaba Rubén, empezamos a buscar la banda y hablamos con El Café Central. Lo grabamos y un año más tarde la compañía decidió publicarlo y tuvimos la excusa perfecta para volver a tocar, durante cuatro días, también en El Café Central.

-Estaría hablando con usted durante cuatro días pero soy consciente de su escaso tiempo. Ha pasado tiempo desde su últimas actuaciones en Canarias. ¿Le pueden las ganas de regresar a actuar a las islas afortunadas?

La verdad es que sí. Me encanta Canarias. De hecho, estuve viviendo durante un tiempo allí. Fui de vacaciones durante una semana por Navidad cuando era adolescente y me quedé tres meses. Algo me atrapó de allí. Después tocamos Los Ronaldos allí y ya nunca volvimos.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario