FIRMAS

El bar de Pepe. El mitómano. Por Joaquín Hernández

La peor fase del mentiroso es la compulsividad, es decir la fase donde la persona actúa inducida por un impulso fuerte que no puede controlar, especialmente si adquiere un hábito con ello: un mentiroso compulsivo no puede evitar mentir, aunque no sea necesaria la mentira.

Definitivamente y después de escucharle, si tenía algún tipo de duda, Mariano Rajoy, próximo presidente del gobierno de España, me acaba de confirmar que es un mitómano, o sea, padece una enfermedad llamada «mitomanía».

La frase más repetida del presidente en funciones, en su tercer discurso de investidura es: «lo que le interesa a los españoles»… porque siempre lo que interesa a los españoles es el «partido popular».

Miente como un bellaco cuando dice que la «mayoría de los españoles» han votado su opción política, porque sabe muy bien que casi un 70% de los españoles votaron en contra de las políticas suicidas que propone la troika liderada por Ángela Merkel, de 26 millones de votantes, 18 millones dijeron no al PP.

Miente como un bellaco cuando dice que se crean 500 mil puestos de trabajo al año, porque sabe muy bien que son altas a lo largo de un año en la Seguridad Social, pero que son bajas al cabo de unas horas, días, semanas o máximo tres meses que es lo que dura la temporada turística. La temporalidad de los contrato estercoleros, los salarios del miedo, los sueldos miseria son consecuencias de su política a favor de la oligarquía financiera y empresarial. La reforma laboral, avalada por los agentes sindicales que otorgaron su silencio como prueba de fidelidad al gobierno que les proporciona suculentas subvenciones, fue la guinda de la tarta de la miseria que nos ha ofrecido Mariano Rajoy y su gobierno en estos últimos 5 años.

Su mitomanía llega al colmo de la paciencia del ciudadano cuando nos dice que la economía española va muy bien y nuestro PIB crece a un ritmo del 3.1% porque sabe muy bien que esos datos son erróneos y no se reflejan en la totalidad de la población y si en el IBEX35 y lo celebran las grandes multinacionales, lo cierto es que los españoles debemos 1,1 billones de euros, lo que quiere decir que debemos un 10% más de lo que ingresamos. La deuda acumulada entre el estado, las autonomías, las empresas y las familias se cifra en unos 3,7 billones de euros, España es un país en quiebra fraudulenta, decir eso sí que sería una verdad como un templo.

El problema del mentiroso compulsivo es que se aleja de la realidad que le rodea, no mira su entorno, ignora la verdad y siempre la culpa la tienen los «otros».

Los nuevos presupuestos generales del Estado recogerán recortes, aun más severos, que afectarán a las clases más débiles, siempre se pide el esfuerzo a los parias. El salario mínimo seguirá siendo uno de los más bajos de la UE, las pensiones, de las que tanto presume Mariano Rajoy, seguirán siendo las más bajas de la UE, mientras la miseria y el paro, la desigualdad social y la carencia de libertades seguirán siendo las más altas de la UE.

El legado de Mariano Rajoy pasará a la historia como la etapa más perjudicial y funesta en la vida de más de 39 millones de españoles. Albert Rivera se equivoca cuando piensa y dice que el futuro de España empieza hoy, porque el futuro de España empezará cuando el Gobierno de España no esté liderado por un capo de la mafia institucional.

A pesar de que el mitómano hace todo lo posible por no ser desenmascarado, cuando esto sucede y se comprueba la naturaleza falsa de sus historias, el mitómano obtiene el efecto contrario al deseado, es decir, sus conocidos y amistades tienden a rechazarlo y a aislarle al sentirse engañados.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario