FIRMAS Francisco Pomares

A babor. Carretera… y manta. Por Francisco Pomares

A pesar de la mediación quitando hierro al asunto por parte del presidente Clavijo, el intercambio de acusaciones entre el Cabildo de Tenerife y la Consejería de Obras Públicas ha arreciado desde el viernes. Ornella Chacón ha acusado a Carlos Alonso de ser el responsable de los retrasos en las carreteras por no entregar el dinero que había prometido, y Carlos Alonso la ha acusado directamente de mentir. En un comunicado hecho público el sábado, el Cabildo asegura que los 15 millones de euros que el Cabildo se comprometió a entregar y a los que se ha referido la consejera Chacón, se refieren a un acuerdo adoptado hace un año, y que quedó condicionado a la comprobación de que en las inversiones de carreteras existiera «equilibrio presupuestario entre todas las islas». Según el Cabildo, ese equilibrio no existe, dado que ha quedado «demostrado y admitido por la Comunidad Autónoma» que en las cuentas se puede constatar un desequilibrio de más de 24 millones de euros, y unas previsiones de gasto para los próximos años que perjudica a Tenerife en más de 60 millones en relación con Gran Canaria. Según el relato del Cabildo, se insistió de nuevo y se alcanzaron nuevos acuerdos, en un encuentro en el que se acordó que la Consejería se encargaría de resolver los problemas de la autopista del Sur licitando las obras de las Chafiras en septiembre. Además se autorizaría al Cabildo la ejecución de las obras en la autopista del Norte, financiadas con recursos del propio Cabildo, para así mejorar una vía de interés regional. También, y tras hablar con los ayuntamientos del Norte de la isla, se acordó que la Consejería sacaría a concurso en septiembre la redacción del proyecto de Busvao, el carril para guaguas con el que se espera aliviar provisionalmente los atascos que sufre la autopista, y que afectan todos los días a decenas de miles de personas.

La cosa es que a día de hoy, asegura el Cabildo, la Consejería aún no ha dado señales de vida inteligente: las obras de Las Chafiras siguen sin licitarse, al igual que ocurre con el proyecto del Busvao. Y además sigue sin alcanzarse ningún acuerdo respecto del cierre del Anillo Insular, para el que el Cabildo ha ofrecido hasta 200 millones de fondos propios para ejecutarlo. En la Consejería no se acepta que sea el Cabildo quien licite las obras, argumentando que las obras son de competencia regional y que es la Consejería quien tiene la capacidad para ejecutarlo. Ante eso, el Cabildo decidió retirar el proyecto de las propuestas presentadas al FDCAN -las obras que van a ejecutarse con los dineros del IGTE- y requirió a la Consejería que incluyeran ellos la obra en los proyectos que se solicitaran. El resultado es que al final el Gobierno solo ha incorporado un pequeño trazado que no incluye el túnel. No dejan que lo haga el Cabildo, pero tampoco lo hacen ellos.

En todas las historias hay siempre dos o más versiones. Esta es la del Cabildo, la que cuenta con más valedores en Tenerife. Pero hay otra versión, que comienza a ganar fuerza en el Gobierno y en Coalición Canaria, que es la de que Carlos Alonso está forzando las cosas para provocar una ruptura del pacto, después de que este resistiera la censura de Granadilla. Hasta hace unos días esa era sólo la versión del PSOE, de la que se hacía eco Nueva Canarias. Pero ya se han sumado con críticas a la actitud de Alonso el secretario general de Coalición Canaria, José Miguel Barragán, y el presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés. Y hay un malestar creciente en las otras islas ante el bloqueo en las negociaciones para restablecer el pacto, del que se responsabiliza a Alonso.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario