FIRMAS Salvador García

El día después. Por Salvador García Llanos

Toda mala situación tiende a empeorar. El dicho se cumple la mayoría de las veces. Una crisis puede abrirse hasta con una insignificancia pero cuando se desata y no se ataja, siquiera con una decisión drástica, va subiendo el descontrol y cuando se quiere actuar, ya es tarde. Hasta sumirse en el colosal desbarajuste. El horno de la política no está para bollos críticos, delicados y difíciles de digerir. Al revés, el personal, bastante harto y sin alicientes sólidos para volver a creer en algo, se siente cada vez más confundido y hastiado. Y es inevitable, pues, la sensación de rechazo.

La política se vuelve antipática, no solo porque sus actores directos así lo quieren sino porque quienes jalean desde ciertas tribunas (mediáticas y no mediáticas) aprovechan estas revolturas para hacernos ver el caos indómito.

No se piensa en el día después. Es decir, barruntar los escenarios de las consecuencias de las crisis, hacer todos los esfuerzos para reconducir las situaciones –pensando en los supremos intereses generales de la ciudadanía-, aportar todo el raciocinio y toda la sensatez posibles con tal de restituir la estabilidad, favorecer el ánimo constructivo, medir el alcance e imaginar los escenarios, todos.

Y eso hay que hacerlo con frialdad, con cordura, con buen talante y con unas mínimas dosis de estrategia a corto y medio plazo. Sobre todo, pensando. Valorando lo que mejor proceda, después de los inevitables sofocos de las primeras horas de la crisis desatada. Ahí se ponen a prueba los liderazgos, la generosidad, la visión estratégica y hasta los propios resortes democráticos.

Pero está todo tan encanallado, tan revuelto, tan intrincado, tan paisaje de jungla que hasta lanzar mensajes apelando a estas cualidades puede resultar contraproducente. Pero quienes nos resistimos a dejarse llevar por la corriente, perseveraremos. Aunque reconozcamos que toda mala situación tiende a empeorar. El día después es más importante, entonces, que la propia crisis y la conjunción de factores que la gestan y dinamizan.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario