FIRMAS Salvador García

Ideología irrelevante. Por Salvador García Llanos

Encuesta de la Escuela de Comunicación de la Universidad de Amsterdam. Más de quinientos profesionales del periodismo consultados que ejercen en España en distintos medios de cobertura nacional y regional. Datos destacados:

-Un 76,5% afirmó haber recibido alguna vez presiones políticas.
-Un 92,2% admitió haber recibido influencias directas de sus dueños o jefes a la hora de publicar determinados contenidos.
-Un 88,5% aseguró percibir las influencias de las expectativas económicas del medio como una influencia económica que limita su libertad de prensa.
-Un 52,9% consideró que su congruencia ideológica está alejada dos puntos o más en el espectro ideológico respecto al medio para el que trabajan.
-Los periodistas con contrato indefinido perciben una mayor libertad de prensa y menos presiones externas e internas.
Según el estudio holandés, “los periodistas españoles están sometidos a una gran presión política debido a la cantidad de información política existente y cuyos [agentes] políticos intentan controlar para cumplir sus expectativas”. Se añade la gran presión económica, debido a que los medios “normalmente no generan ingresos suficientes para subsistir por su cuenta”. Para el trabajo, dirigido por el licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración, máster en Comunicación Política, Cristóbal Crespo, tal factor genera una reducción de la calidad del contenido, “y guía a los periodistas a evitar publicar determinado contenido para no ahuyentar a posibles anunciantes”. En otro pasaje del estudio, se alude a las presiones que “la organización” somete a los periodistas. En ese sentido, se acepta que dicha “organización” posee una estructura dominante y que los profesionales “están sometidos a los objetivos de la misma, a las rutinas y a la influencia de dueños y editores”.
Y una llamativa conclusión de este trabajo elaborado en Holanda: la ideología del periodista no resulta relevante a la hora de que reciba presiones políticas, económicas -o de la propia empresa- que limitan la libertad periodística.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario