Espectáculos Música SOCIEDAD

Huracán camaleónico Carrasco

EBFNoticias/Ale Hernández.- Pasadas las 21:00 horas el Auditorio de Tenerife recibió, anoche en su seno, al cantante andaluz Manuel Carrasco.

Con las localidades agotadas desde hace semanas, tras ser espectadora de su polifacético e imparable show, puedo entender a la perfección el porqué de dicho éxito de taquilla.

Pisando con seguridad, y con ese garbo que sólo poseen los que nacen con el mismo, Manuel Carrasco hacía aparición sobre el escenario de la sala sinfónica del Auditorio de Tenerife.

Carrasco no salía de su asombro al observar el lleno absoluto en conjunción con el calor de su público tinerfeño ansioso de observar bailar al alisio a su ídolo.

El objetivo del cantante andaluz era contundente, presentar su gira «Bailar al viento», que también da título a su último trabajo discográfico.

Lo que no esperaba el público asistente es que Carrasco abandonaría estereotipo alguno sobre el escenario, haciendo de su espectáculo, un huracán y de su persona un auténtico camaleón.

Manu Carrasco

Alternando el Pop, con canciones como «Ahora», «Tambores de Guerra», «Ya no», «Bailar al viento», «Mujer de las mil batallas» o «Que nadie», pasando por la copla y ese aire flamenco que le caracteriza, Carrasco demostró que se pueden tocar varios palos musicales sin perder las raíces y que tiene el poder de transformarse en Axel Rose sobre el escenario para terminar vistiéndose de Camarón con el objetivo de ofrecer un espectáculo, durante el cual el concepto aburrimiento carece de sentido alguno.

Intentar señalar el momento álgido de la velada sería absurdo, ya que fue la velada en sí dicho momento. Cabe destacar una interpretación desgarradora de su tema «Menos mal» durante la cual, hasta los espectadores más «duros» no pudieron evitar esa lagrimita a consecuencia de la magnífica manera que tiene de transmitir el sentimiento, Carrasco.

En una constante diálogo con su público tinerfeño, Carrasco se fundió, literalmente, con el mismo bajando del escenario para cantar sumergido en una ola humana con aroma a Atlántico y con sabor a cariño del bueno.

Sin ofrecer ni un minuto de descanso de buen hacer sobre el escenario, Carrasco concluyó su repertorio, tras más de 18 canciones, regalando a su público chicharrero una copla compuesta por él, durante el vuelo desde Gran Canaria a Tenerife, dedicada a la isla del volcán rey y a sus gentes.

Poderío, fuerza, constancia, cercanía y una voz que no se rompe, hacen que Carrasco se haya despojado de la etiqueta de ser un «triunfito» más para pasar a forjar su gran triunfo particular.

Anoche, Santa Cruz de Tenerife, sobrevivió al huracán andaluz y disfrutó, de una manera descomunal, del camaleón Carrasco.

 

Agradecimientos: Planet Events y Auditorio De Tenerife

Fotografía: Ale Hernández.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario