FIRMAS

El correveidile. Por Manuel Negrín

Semblanzas con resolución: el correveidile

En ciertos momentos de la vida uno necesita un correveidile como transmisor de cosas que no son fáciles de decir directamente. Ella era excelente en ese menester, casi perfecta. Ideal porque llevaba la referencia exacta, sin más comas ni menos palabras y, lo más importante, sin implicar a nadie, a la persona adecuada en el momento preciso. Una vez, ella tuvo que ser la destinataria del mensaje por lo que buscamos otro correveidile, un hombre. Se conocieron en ese momento, se gustaron y formaron pareja. Tuvieron gemelos que hoy, con cinco años, recitan de memoria complejos trabalenguas. A lo mejor… 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario