FIRMAS Juan Velarde

Messi y su lugar más odiado…el banquillo judicial. Por Juan Velarde

Es la imagen deportiva o extradeportiva (según se mire) de este arranque de junio de 2016. Leo Messi, el crack del Fútbol Club Barcelona, declarando desde el banquillo de los acusados por un posible fraude fiscal de cuatro millones de euros. Él niega la mayor, en el sentido de que nunca lo hizo con un propósito voluntario, y aseguró que el simplemente firmó lo que le daba a firmar su padre. ¿Quién puede creer, a ciencia cierta, que tu progenitor te la va a liar? En absoluto, uno pone toda la fe del mundo en el padre porque es de buen hijo, aunque está claro que hay deshonrosas excepciones y está por ver si esta es una de ellas.

Lo cierto es que a Messi se le vio más perdido y más perjudicado, mentalmente hablando, que el día que Luis Enrique decidió dejarlo sentado en el banquillo de Anoeta. Al crack culé no le gustan nada los banquillos, pero los judiciales mucho menos. Sin ánimo de ofender, lo cierto es que Messi, fuera de los terrenos de juego, se sabe defender muy torpemente, las habilidades con el esférico no las tiene cuando tiene que sortear preguntas sencillas frente a un tribunal y sus respuestas parecían, sinceramente, más propias de un niño chico que de alguien adulto, padre de familia y uno de los deportistas mejor pagados del mundo.

Me cuesta creer a todas luces que Messi sea un defraudador fiscal, que seguramente, si me apuran, algún listillo haya querido abusar de la buena fe y de la poca picardía del astro argentino para los asuntos económicos. Es más, alguien que dice sin titubear que a él sólo le preocupa el fútbol y que se fiaba de su padre firmando todo lo que le daba no puede ser a ojos de la justicia extraoficial más que alguien inocente, aunque ya sabemos que el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento y si Messi, por acción u omisión, le ha querido meter un gol a Hacienda, pues que pague.

Si algo le puede sobrar al 10 del Barcelona y de la Selección Argentina es pasta, ¿Qué son cuatro millones de euros para él? Seguramente menos que 4 euros para cualquiera de nosotros? No obstante, insisto, en que todos debemos acatar las normas y pagar por igual, te llames Messi o Perico de los Palotes, pero pondría la mano en el fuego por el crack blaugrana. Al menos intención no parecía tener de querer defraudar ni al fisco ni a su nutrida legión de fans. Tiempo al tiempo.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario