FIRMAS Marisol Ayala

Fallece el conocido folclorista Ico Arrocha. Por Marisol Ayala

El tanatorio de Tías acoge la capilla ardiente

La iglesia de San Antonio acogerá hoy (17.00 horas) la misa funeral y su cuerpo será incinerado en Arrecife

El folclore de Canarias ha perdido a una de sus grandes voces. La garganta del lanzaroteño Ico Arrocha se apagó para siempre en la noche del pasado viernes, cuando el cantador, nacido y residente en La Tiñosa (Tías), fallecía en su domicilio a los 63 años de edad. Su cuerpo fue encontrado sin vida por sus familiares en el garaje de su vivienda, confirmó su cuñado, Tito Perera, presidente de la agrupación folclórica Guadarfía, del municipio de San Bartolomé, de la que Ico era miembro. Con el grupo grabó varios discos y participó en encuentros, festivales y programas de televisión, como Tenderete, de TVE en Canarias, y La Bodega de Julián, de Televisión Canaria. Ico padecía una grave enfermedad y, además, había perdido hace unos meses a su hija, Noelia, quien murió en Madrid, donde residía.

En el siguiente video pueden ver y escuchar a un jovencísimo Ico Arrocha cantando la Isa del Uno, en un programa de Tenderete emitido en el año 1984:

La capilla ardiente de Ico ha sido instalada esta tarde en el tanatorio municipal del pueblo de Tías, después de que el forense le practicara la autopsia al cuerpo en los Juzgados de Arrecife. La misa funeral será hoy, domingo, a las 17.00 horas en la iglesia de San Antonio de Tías y desde allí su cuerpo será conducido hasta el tanatorio crematorio de Mémora, situado en la carretera de Arrecife a San Bartolomé, en el barrio de Argana Alta, donde será incinerado.

“Un cantador excepcional, además de un excelente compañero y amigo. La tristeza que hoy nos embarga sabemos que es extensible a todos los amantes del folklore canario en general, del cual Ico era uno de sus referentes más visible y querido”, afirman desde Guadarfía. Aunque destacó como cantador en varios géneros y participó en la grabación de varios discos, su interpretación de la malagueña y de las folías era de las más aplaudidas. Quienes lo conocían destacan también su sencillez y humildad como persona.

Los timplistas Benito Cabrera, Domingo Rodríguez ‘El Colorao’ y Toñín Corujo, así como el director de Los Campesinos, Miguel Ángel Corujo, coincidieron en resaltar la gran calidad y variedad de registros que salían de la potente voz de Ico, quien no dejaba indiferente a nadie con sus folías, isas o malagueñas. “Se puede hablar de un antes y un después de Ico Arrocha en el folclore”, manifestaron, a la vez que pusieron de relieve “su saber estar y su humildad”

Las muestras de condolencias han llegado de diversas partes, “hasta de Venezuela”, afirmaba el presidente de Guadarfía. El alcalde de Tías, Pancho Hernández, aseguró que “con su desaparición, Lanzarote y Canarias pierden a uno de sus más grandes exponentes de nuestro folclore y a un cantador excepcional de las folías conejeras y de la música canaria en general”. Hernández manifestó en nombre de toda la corporación que “hoy es un día muy triste porque no sólo se nos ha ido una de las voces más importantes del folclore de toda Canarias, sino que también nos ha dejado una grandísima y bellísima persona, un buen vecino de La Tiñosa y muy querido por todos aquellos que lo conocían”. Ico había trabajado como cartero de Correos en Puerto del Carmen.

Por su parte, la alcaldesa de San Bartolomé, María Dolores Corujo, subrayó que “fue un hombre dedicado a la cultura popular y uno de los folcloristas más importantes de la Isla, gracias a una voz magistral arropada en sus actuaciones por la agrupación folclórica Guadarfía de San Bartolomé de la que formaba parte”. Indicó que “no solo se va una de las mejores voces de Canarias sino también un vecino que destacaba por su bonhomía, producto de la cual se ganó el aprecio de su comunidad”. San Bartolomé estará presente “en la despedida de un hombre humilde, pero grande en su labor de contribución al folclore”.

El presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés, destacó que se ha ido “una de las voces más excepcionales, entrañables y apreciadas de Canarias” y añadió que Guadarfía, “pierde a uno de sus grandes baluartes”.

La presidenta del Partido Popular de Lanzarote, Astrid Pérez, también trasladó sus condolencias a su familia y amigos, a los compañeros de Guadarfía, “así como a todos los amantes del folclore canario que hoy lloran su pérdida”.

Ico tenía mujer, Margarita Perera, y un hijo, Albano. Su madre es Luisa Hernández y su suegra Margarita Betancort. También era abuelo de un nieto. Descanse en paz.

Y ahora ¿quién me emocionará Ico? Marisol Ayala. No soy una amante ejemplar de la música canaria, tal vez por la adulteración, el exceso y seguramente la falta de calidad a la que la han llevado algunos grupos, con fusiones musicales imposibles e inexplicables. He vivido intensamente el mundo del folclore canario (mi hermano, Alfredo Ayala, fue productor del mítico Tenderete y director de La Bodega de Julián; y mi amigo Eduardo Moreno “Chachón”, director musical hasta el año 2000), cerca de 30 años. Acabé intoxicada. Siempre he pensado que eso tuvo la culpa. Viví Tenderete como una más del equipo de TVEC, con amigos maravillosos y con momentos únicos. Uno de esos momentos que llamo únicos fue la primera vez que escuché cantar a Ico Arrocha, fallecido hace unas horas. Fue en 1984. Recuerdo el tsunami que me causó escucharle; verle menudo, delgado, con esos ojos grandes y expresivos y aquella sonrisa tímida como quien no es capaz de entender por qué el púbico lo recibía con ovaciones y le despedían entre lágrimas. Llegaba al corazón. Nadie me ha emocionado más cantando una isa o una folia como Ico. Con el paso del tiempo acabé manteniendo con él conversaciones de todo tipo; de música, de la vida de su profesión- cartero recientemente jubilado- de la admiración que despertaba su voz y sin embargo de estar a años luz de la vanidad. Su humildad era tan grandiosa como su voz. Pasados los años un día el programa Tenderete se grabó en Lanzarote y viajé con el equipo de Nanino Díaz Cutillas y aproveché para escribir una semblanza de Ico; quería conocer más de su vida, de su voz, de su capacidad para interpretar, para “llegar”. Ese día supe que era cartero. Debía tener treinta y pocos años. Con motivo de un premio que le dieron en su pueblo le hicimos un reportaje con fotos de Ico en la calle ejerciendo de repartidor de cartas. En fin que el viernes se apagó una de las mejores voces del folclore canario. Adiós a un gran tipo golpeado duramente por la vida como podrán leer por aquí. Jamás olvidaré ni la voz ni la mirada ni la humildad de Ico Arrocha. Gracias por tantos momentos, amigo. Descansa en paz. (Que sepan los que no entienden de esto que el viernes perdimos a una de las mejores voces del folclore canario de todos los tiempos. Que lo no olviden).

Y ahora ¿quién me emocionará Ico? Marisol Ayala:
No soy una amante ejemplar de la música canaria, tal vez por la adulteración, el exceso y seguramente la falta de calidad a la que la han llevado algunos grupos, con fusiones musicales imposibles e inexplicables. He vivido intensamente el mundo del folclore canario (mi hermano, Alfredo Ayala, fue productor del mítico Tenderete y director de La Bodega de Julián; y mi amigo Eduardo Moreno “Chachón”, director musical hasta el año 2000), cerca de 30 años. Acabé intoxicada. Siempre he pensado que eso tuvo la culpa. Viví Tenderete como una más del equipo de TVEC, con amigos maravillosos y con momentos únicos. Uno de esos momentos que llamo únicos fue la primera vez que escuché cantar a Ico Arrocha, fallecido hace unas horas. Fue en 1984. Recuerdo el tsunami que me causó escucharle; verle menudo, delgado, con esos ojos grandes y expresivos y aquella sonrisa tímida como quien no es capaz de entender por qué el púbico lo recibía con ovaciones y le despedían entre lágrimas. Llegaba al corazón. Nadie me ha emocionado más cantando una isa o una folia como Ico. Con el paso del tiempo acabé manteniendo con él conversaciones de todo tipo; de música, de la vida de su profesión- cartero recientemente jubilado- de la admiración que despertaba su voz y sin embargo de estar a años luz de la vanidad. Su humildad era tan grandiosa como su voz.
Pasados los años un día el programa Tenderete se grabó en Lanzarote y viajé con el equipo de Nanino Díaz Cutillas y aproveché para escribir una semblanza de Ico; quería conocer más de su vida, de su voz, de su capacidad para interpretar, para “llegar”. Ese día supe que era cartero. Debía tener treinta y pocos años. Con motivo de un premio que le dieron en su pueblo le hicimos un reportaje con fotos de Ico en la calle ejerciendo de repartidor de cartas.
En fin que el viernes se apagó una de las mejores voces del folclore canario. Adiós a un gran tipo golpeado duramente por la vida como podrán leer por aquí. Jamás olvidaré ni la voz ni la mirada ni la humildad de Ico Arrocha.
Gracias por tantos momentos, amigo. Descansa en paz.
(Que sepan los que no entienden de esto que el viernes perdimos a una de las mejores voces del folclore canario de todos los tiempos. Que no lo olviden).

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario