FIRMAS

La fashion. Por Manuel Negrín

No era una driver, era una runner con walkman incorporado, incluso mientras twiteaba al random, además de encantarle el body-fitness. Full fashion desde el amanecer hasta el afterwork, aunque a veces prefería un brunch ineludiblemente con roast-beff y muffin, pero siempre con self-service. Y además, entrepreneur. Quería crear una startup, ser su propio boss; eso sí, en una coworking con otros freelance conocidos por mailing. Tratando de no encontrarse con un spoiler. Y es que en sus múltiples app con tutoriales DIY triunfaba en networking gracias a su coach particular. A mí siempre me pareció una hater. ¿Está claro, no?

(Mi agradecimiento y reconocimiento en este artículo a Javi Sánchez, y su Diccionario urgente de palabros inglés de postureo-español normal)

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario