FIRMAS Salvador García

Lágrimas de Guardiola. Por Salvador Díaz Llanos

La política depara, de vez en cuando, ironías que, en el fondo, revelan paradojas. Recordemos, por ejemplo, el caso de Manuel Fraga Iribarne, feroz opositor al Título VIII de la Constitución de 1978, cuando el texto de ésta era debatido y negociado en un contexto inusitado de expectativas. Años después, don Manuel -que así le reconocía todo el mundo- terminaría siendo elegido presidente de la Xunta de Galicia, cargo que ejerció un largo período. Qué ironía: discrepar de las autonomías y luego presidir una de las más importantes.

Ahora se registra en el fútbol, más concretamente, en una de las celebraciones de un título ganado por el Bayern de Munich, equipo alemán entrenado por Pep Guardiola quien, como saben, hace gala de su independentismo catalanista allá donde quiera que va o, si lo prefieren, niega su españolismo cada vez que puede.
Bueno, pues van a festejarlo, como es menester, y a alguien se le ocurre amenizar soltando por la megafonía el pasodoble ¡Viva España!, tan popular, desde luego, entre los germanos, que para eso ensalzaron nuestros tópicos allá por los años setenta del pasado siglo. Mientras sonaba, el entrenador catalán rompía en lágrimas.
No se sabe si por nostalgia o por frustración, o por emociones incontrolables sobrevenidas, lo cierto es que el llanto del técnico ha quedado registrado para los restos en una de las escenas más irónicas que se recuerda. 
Ya es oportunidad, desde luego. Nota del autor.- La entrada del pasado sábado de este blog, titulada Notable discurso gráfico-artístico, ha batido el récord de visitas. 1.221, para ser exactos. Gracias a todos.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario