FIRMAS Juan Miguel Munguía Torres

Oposiciones y criterios de calificación. Por Juan Miguel Munguía

Un 18.00 % de la población española tiene un cargo público. En la actualidad, obtener una plaza en una Administración Pública se ha convertido en casi un sueño para gran parte del 82.00 % restante. No obstante, es importante que, a la hora de inscribirse a un proceso de selección de este tipo, los aspirantes tengan en cuenta y conozcan las bases de la convocatoria y cuáles son los criterios de evaluación.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha otorgado validez al “First Certificate in English” como acreditación del nivel de inglés en los procesos de selección de personal en la Administración Pública, dando la razón a una mujer que demandó por este motivo a la Generalitat Valenciana.

La Consellería de Justicia y Administraciones Públicas de la Generalitat Valenciana, convocó en su día las pruebas de acceso al Grupo E, sector Administración General, convocatoria en la que recoge que «se valorará el conocimiento de lenguas oficiales de la Unión Europea diferentes de la lengua española acreditándose documentalmente mediante certificados expedidos por la Escuela Oficial de Idiomas, según niveles especificados. Se puntuará hasta un máximo de 2 puntos, a razón de 0,40 puntos por curso o equivalencia si se trata de ciclos de la Escuela Oficial de Idiomas. En caso de titulaciones obtenidas en el extranjero se deberá estar en posesión de la credencial que acredite su homologación o convalidación en su caso”.

Una de las aspirantes a obtener una de las plazas convocadas, aportó su “First Certificate in English”, certificado emitido por la Universidad de Cambridge que se corresponde con el nivel B.2 avanzado de la Escuela de idiomas, siéndole denegada la inclusión de los 2 puntos que de manera total y completamente legítima, el correspondían. No obstante, entendía la Administración -criterio totalmente contrario al del Ministerio de Educación- que era necesario que dicho título estuviera homologado, cuando únicamente, compete a la Universidad de Cambridge informar de la equivalencia entre el certificado y el nivel de competencia. Estando certificada la equivalencia por la Universidad de Cambridge y por tanto la correspondencia del “First Certificate” con el nivel B.2 de competencia en el conocimiento del inglés, no resulta en absoluto razonable la exigencia de un requisito que, según la propia autoridad competente para emitir el documento acreditativo de la homologación o convalidación de las titulaciones de idiomas obtenidas en el extranjero, certifica la imposibilidad de emitir ese documento.

En Sentencia de 22 de Febrero del año en curso, la Sala tercera de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo apunta al vacío legal sobre la acreditación oficial del nivel de idiomas al constatar que «no existe ninguna instancia nacional o supranacional con competencia para unificar y refrendar de manera oficial el valor de certificados, diplomas o acreditaciones de competencias en lenguas extranjeras». El mutuo reconocimiento se asegura en la medida en que se sigan las pautas del Consejo de Europa. Compete a las instituciones educativas informar de la correspondencia entre las competencias que acrediten los certificados que expidan y las recogidas en el Marco Común Europeo.

El alto Tribunal reconoce con esta Sentencia el derecho de cualquier aspirante a un cargo público a que se le valore el “First Certificate” con dos puntos y establece con la misma que debe rechazarse cualquier interpretación que dificulte el acceso a la función pública en virtud de un criterio carente de racionalidad o con una desproporción manifiesta derivada de hechos que no sean imputables al aspirante que sufre la exclusión.

En conclusión, lo que el Tribunal Supremo trata de hacer comprender con esta Sentencia es que en todo caso, debe atenderse a la finalidad de la norma y a un espíritu, que en el caso que nos ocupa es justificar la realidad, el conocimiento del idioma que se invoca como mérito para obtener una mayor puntuación a la hora de ser calificado como apto para poder acceder a un cargo público.

 

munguia@munguiaabogados.com

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario