Sin categorizar

El rector afirma que la ULL es la vigésima universidad española en los rankings académicos

EBFNoticias.- El rector de la Universidad de La Laguna, Antonio Martinón, ofreció hoy, miércoles 6 de abril, una rueda de prensa en la que reflexionó acerca de la posición de la institución académica en los diferentes rankings académicos que proliferan desde hace cierto tiempo. En su opinión, las evidencias demuestran que el centro que dirige se halla en unos valores superiores a la media nacional, situado aproximadamente en la vigésima posición nacional, de entre un total de ochenta universidades españolas.

Martinón compareció acompañado por el vicerrector de Investigación, Francisco Almeida, y la vicerrectora de Docencia, Mª Isabel Jiménez, y apoyó su intervención en varios gráficos que daban cuenta de la posición de la Universidad de La Laguna en diferentes rankings nacionales e internacionales, que en líneas generales se sitúa en una posición media o incluso alta, según qué parámetros.

“¿Somos una universidad excelente? No. Pero estamos en torno al número 20 de un total de 80. Hay cosas que mejorar y ya las estamos abordando”, señaló el rector. En relación al reciente ranking publicado por la Fundación BBVA en el cual la posición de la ULL era muy baja, señaló que “está muy enfocado hacia la empresa” y ha propiciado titulares confusos. “Por ejemplo, he leído que las universidades están estancadas. ¿A qué se refieren? En los últimos años la productividad científica de las universidades españolas, incluida la nuestra, ha subido un 80%. No sé dónde está el estancamiento”.

Por ello, Martinón quiso dar un mensaje de tranquilidad acerca de la ULL. “No es razonable que la sociedad se flagele diciendo que tiene una mala universidad porque no es verdad. Tenemos una universidad en la media y, en algunos aspectos, buena”.

El rector y el vicerrector de Investigación reflexionaron que, además, se debe tener en cuenta que cada ranking mide aspectos diferentes, de tal modo que un mismo indicador puede aparecer más alto o más bajo según sea la clasificación consultada.

También quisieron destacar la posición de la ULL dentro del Ranking de Shangai, que es en la actualidad el mas relevante internacionalmente. En él, la ULL ocupa la posición la 16 entre las universidades españolas y la 607 del mundo. Martinón reveló que su equipo de gobierno se ha puesto como objetivo situarse entre las 500 internacionalmente. “No es una quimera, es realista”.

Uno de los problemas que ha podido perjudicar a la ULL en algunos rankings ha sido la plantilla de profesorado, que está envejecida y se ha reducido drásticamente de unos 1.800 docentes hace cinco años hasta unos 1.500 en la actualidad. Ese personal ha tenido que seguir impartiendo la misma docencia asumiendo más clases y, por ello, dedicando menos tiempo a la investigación, uno de los parámetros que más se suele tener en cuenta en todas las clasificaciones. Además, el personal jubilado, al ser el de mayor edad, era también el que mayor número de sexenios de investigación poseía, que es otro indicador muy relevante.

Por ello, la ULL está trabajando en una política de reposición de profesorado que prime la excelencia. Para ellos, tratará de incorporar cada años a 2 o 3 contratados del programa Ramón y Cajal, una figura de investigador de calidad validada por el Ministerio de Educación. También se está negociando con el Gobierno de Canarias para incorporar a 3 o 4 personas a través de un nuevo programa regional denominado Viera y Clavijo, que persigue la misma finalidad: la contratación de investigadores de probada excelencia en las universidades públicas canarias.

A esas medidas el vicerrector Francisco Almeida añadió que se han introducido en el plan propio de investigación algunos cambios para hacerlo más “motivante”, así como otras acciones encaminadas a la captación del talento cuyos efectos no serán visibles inmediatamente pero sí a medio y largo plazo.

El rector y los vicerrectores reflexionaron que tampoco convine obsesionarse con los rankings, puesto que al prestar atención sólo a aquello que es imprescindible para mejorar posiciones, podrían descuidarse otros aspectos fundamentales para la universidad.

Aún así, Martinón reconoció que una mala posición en ellos es preocupante puesto que afecta al prestigio social de la institución. “Incluso hay ayudas que algunos gobiernos americanos dan a sus estudiantes para que vayan a universidades internacionales, pero solo si están entre las 500 primeras”.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario